Jorge Raúl Lombardo: A 100 años del natalicio de un hombre que honró la democracia

Mar del Plata, 22 de febrero de 2021


Jorge Raúl Lombardo: A 100 años del natalicio de un hombre que honró la democracia ética, humildad y convicción. Adjetivos con los cuáles fue relacionada la actuación pública de Jorge Lombardo en el campo político. Así fue colocado en la historia el hombre que hoy, 22 de febrero, hubiera cumplido cien años.

Fallecido en marzo de 2013, a los 92 años, Lombardo ya había dejado una honda huella en la forma de hacer política: tomándola como una ocupación absolutamente altruista, pensada para ayudar al prójimo y propender al bien común, sin demagogia y con fuerte compromiso cívico.

Entre 1963 y 1966 fue intendente municipal. Su gestión, aunque breve e interrumpida por un golpe de Estado, fue prolífica: dejó las bases bien asentadas de la política pública en materia de educación, al fomentar la construcción de escuelas y jardines de infantes.

También propuso políticas de Estado para un ordenamiento territorial y varias obras de infraestructura, que apuntalaron la idea macro de un desarrollo sostenible de un distrito que ya mostraba fuertes indicios de expansión demográfica y crecimiento en el territorio.

Aunque parezca un lapso de tiempo breve, sus 33 meses de gestión calaron hondo en la historia política local y sentaron las bases de cómo se debía administrar el distrito. A mediados de los 60, él mostró que era un visionario al plantear la necesidad de una nueva estación ferroautomotora, un aeropuerto más grande y la orientación de calles en función del parque industrial.

“A pesar de las limitaciones lógicas que me produce la edad, no abandono mi preocupación por la ciudad, su estado, su gente. Pero como siempre me gustó, mantengo el perfil bajo. Y cuando alguna autoridad me convoca no tengo problema en exponerle mi punto de vista sobre tal o cual cosa”, manifestó en una de sus últimas entrevistas.

Antes y después de su gestión como intendente fue concejal de General Pueyrredon, ocupó diversos cargos directivos en el Partido Socialista y fue asesor de gabinete del intendente ángel Roig.

Sin embargo, además de ser un hombre intachable en la vida pública, un nato buceador de consensos para la construcción de políticas de Estado que superaran cualquier instancia de mandatos, Lombardo ejerció de periodista en Mar del Plata y también se volcó a la escritura. Libros como “Mar del Plata 70”, mostraron sus ideas sobre el desarrollo de la ciudad. Otros, como “Cuadernos municipales”, también se refirieron a su paso por el Gobierno. Hubo espacio para los libros sobre ficción.

Lombardo fue un hombre honrado, de perfil bajo e incansable. Nunca dejó de interesarse por el devenir de General Pueyrredon. Siempre se mantuvo a un costado de los flashes, expectante, mirando el panorama y haciendo un abordaje crítico sobre lo que había y lo que faltaba; lo que se había hecho y lo que se podía hacer.

Así fue Jorge Raúl Lombardo. Nacido dirigente socialista, pero político de todos y cada uno de los que nacimos en este distrito. Un hombre democrático, que gobernó para el conjunto de la sociedad, sin distinciones.