Jueves 24 de Abril de 2014

La comunidad armenia conmemoró el “Día de la Acción por la Tolerancia y el Respeto entre los Pueblos”

Se recordó el genocidio armenio durante el 99º aniversario de su inicio. La Presidente del HCD, Vilma Baragiola, presidió el acto. Se proyectó un video recordatorio, que conmovió a los presentes.



En el Honorable Concejo Deliberante se desarrolló el acto en conmemoración del “Día de Acción por la Tolerancia y el Respeto entre los Pueblos”, en memoria del genocidio del pueblo Armenio perpetrado por el Imperio Turco-Otomano entre 1915 y 1923.


Presidido por su Presidente, Vilma Baragiola, se llevó a cabo el acto de conmemoración en el recinto de sesiones, actividad que tomó carácter institucional a partir de la sanción de la Ordenanza Nº 17.984/07, impulsada por el concejal Héctor Rosso (AM), que también estuvo presente.


Además, participaron el director general de la Dirección para la Promoción y Protección de los Derechos Humanos, José Luis Zerillo; la directora de Educación, Mónica Rodríguez Sammartino –en representación del intendente Gustavo Pulti-; los concejales Fernando Gauna, Alejandra Urdampilleta y Ariel Ciano (AM) y Marcos Gutiérrez (FpV). En tanto, asistieron miembros de la comunidad armenia en Mar del Plata, encabezados por autoridades de la Asociación de Residentes, entre ellos, su presidente,AvedisSahakian, y el tesorero, Miguel Kahatchikian.


En primer término, como es habitual, se proyectó el video institucional “Historias de Abuelas. La identidad no se impone”, realizado por personal del Teatro Auditorium-Centro Provincial de las Artes, tras lo cual también se pudo apreciar un breve documental sobre el genocidio.


A continuación, Baragiola dio la bienvenida a los presentes “Gracias por asistir a esta casa, que es la casa de todos los marplatenses y batanenses. Quiero agradecer a los residentes armenios y a la asociación, a través de Avedis, por haber venido. Vamos camino a los 100 años y esperamos que algún día tengamos justicia y entre todos podamos recordar un año más lo que fue la muerte de muchos familiares, amigos y la posibilidad de haber elegido esta tierra como el lugar que los pudo cobijar, y donde ustedes tanto han sembrado”.


Luego, Rosso consignó: “Ya es una costumbre que cada 24 de abril nos juntemos en el recinto de sesiones, iniciativa que surgió a partir de una amistad previa con Avedis, a quien le decía que había que darle un marco más institucional a la conmemoración, para que la gente fuera enterándose de qué se trataba”. Y añadió: “Estamos acercándonos a los 100 años y esta prédica de comunicar y difundir tiene su sentido”.


Durante el acto, Zerillo entregó a Sahakian una agenda de los Derechos Humanos. Y luego, Kahatchikian hizo uso de la palabra, comenzando con una breve contextualización histórica del genocidio armenio, ubicada en una época donde había ocurrido un importante avance tecnológico producido por la Revolución Industrial: “El genocidio empezó antes del 24 de abril de 1915, cuando los altos mandos turcos iniciaron matanzas experimentales, para observar la reacción de las potencias occidentales frente a esa iniciativa. Ese día 24 se asesinó a la más representativa porción de la colectividad armenia de Estambul. Tenemos el lamentable honor de ser el primer genocidio del siglo XX, 1.500.000 personas, pero el número no es lo importante; lo que hay que destacar es la actitud de quienes se disponen a exterminar a un tipo de gente con otras ideas políticas, culturales y religiosas. Hubo una sucesión de hechos horribles, con prácticas de tortura abominables. Nosotros llevamos sufriendo 99 años; nuestros padres sufrieron porque no pudieron crecer en sus hogares, tuvieron que apartarse de todo lo conocido para venir a tierras extrañas; a nosotros nos faltó el cariño de nuestros abuelos, esa transmisión de experiencias; sólo nos quedó el recuerdo lejano de esa Armenia. Somos sobrevivientes, los armenios”.


Finalmente, Rodríguez Sammartino señaló: “Es un honor para mí tener la palabra en este acto. Muchos piensan que la distancia, en el tiempo y en el espacio, reduce la intensidad de un recuerdo. Pero pienso que en el caso de hechos tan conmovedores como el genocidio armenio eso no ocurre, porque la memoria mantiene vivo el hecho. Ojalá que no vuelva a ocurrir nunca más y es importante que los chicos aprendan a discernir sobre ciertas conductas y las nefastas consecuencias que pueden traer”.


Luego, en el último segmento del acto, las autoridades colocaron una ofrenda floral al pie del busto del general San Martín, en el hall del palacio municipal.