Viernes 13 de Enero de 2017

Se distinguió al Brigadier General (r) Mario Miguel Callejo, Veterano de Guerra de Malvinas (VGM)

El Honorable Concejo Deliberante del Partido de General Pueyrredon declaró hoy, viernes 13 de Enero, “Ciudadano Ejemplar” al Brigadier General (R), Mario Miguel Callejo (VGM), ex Jefe del Estado Mayor General y ex Titular de la Fuerza Aérea Argentina “por su desempeño en la Guerra de las Islas Malvinas y su aporte para reconstruir la relación de las Fuerzas Armadas con la democracia”.
El acto se desarrolló en el recinto de sesiones, presidido por el Presidente del HCD, Guillermo Sáenz Saralegui, a partir de una iniciativa de la concejal Patricia Serventich (AA), que estuvo acompañada por el también concejal Javier Ignacio Alconada Zambosco (AA). Asistieron miembros de las Fuerzas Armadas, entre ellos el piloto Carlos Cachón, Capitán (R) de la Fuerza Aérea; Antonio Malfitano, presidente de CTEPAN; de la Base Naval, Capitán de Fragata, Julio César Correa; de la Agrupación de Artillería Antiaérea 601-Escuela, Teniente Coronel Gerardo Gómez; de la Base Aérea Militar Mar del Plata, Comodoro Fabián Miche; de la Prefectura Naval, Prefecto Rubén Núñez; de la Casa D´Italia, Cayetano Arcidiacono.
Durante el acto, en primer término fue proyectado el video institucional “Historias de Abuelas. La identidad no se impone”, realizado por personal del Teatro Auditorium-Centro Provincial de las Artes.
Luego, Sáenz Saralegui dio la bienvenida: “Bienvenidos al recinto de sesiones, la casa de todos los marplatenses. Estamos acá, representando a todas las fuerzas políticas, reconociendo a un ciudadano ejemplar, que ofrendó su vida por la Patria, que tuvo coraje, compromiso y altruismo. Es un hombre para ser imitado por su comportamiento y por su ética. Este reconocimiento es absolutamente merecido. Callejo es un marplatense ejemplar”.
Después, Serventich expresó: “Esta es una iniciativa que impulsó el intendente Carlos Arroyo cuando era concejal. Es un honor esta acá y haber conocido la trayectoria personal y profesional de Callejo. Se imponía este reconocimiento por sobrados motivos. Es un orgullo para nosotros que la ciudad lo reconozca, luego de haber visto cómo otros países lo hacían. Es un ejemplo que no podemos desperdiciar. Estamos reconociendo el valor y la valentía con la cual se desempeñaron en la guerra”.
A continuación, Cachón evocó: “Estamos acompañando a Mario en esta distinción, que es una de las más merecidas. Es un ciudadano ejemplar por su carrera de 44 años, como piloto de los legendarios Mirage, donde mostró su coraje. Alcanzó el grado máximo en la carrera militar, defendiendo y dejando en alto el nombre de la institución. Felicitaciones por esta distinción y gracias por tu ejemplo. Querido amigo, estimado Brigadier, cualquier semblanza que se haga de tu persona es pequeña, porque tu carrera y ejemplo han sido brillantes. Como amigos estamos orgullosos de Mario. Su ejemplo merece ser seguido por aquellos que en su norte pretenden tener una figura ejemplar”.
Y, finalmente, luego de recibir la distinción, Callejo manifestó: “Me siento un agradecido por este reconocimiento. En Mar del Plata está mi raíz, siempre he vuelto a la ciudad. Me enteré de la guerra por la radio, yendo a Tandil, donde tenía asiento. Nos preparamos y a pesar de las bajas, siempre seguimos saliendo al combate. La guerra de Malvinas es una experiencia que dejó profundas huellas en lo personal y en lo profesional. Fueron días de incertidumbre, de desasosiego, de pérdidas, pero con la firme convicción de que había que seguir saliendo porque era necesario defender nuestra soberanía. Hay que separar la cuestión de política de por qué se llegó a la guerra, de los valores humanos expuestos por nuestros combatientes. De ahí surge la expresión del veterano de guerra, una persona que en algún momento expuso su vida, sin bandera política, por su país, su comunidad y su soberanía. Fueron argentinos que pelearon con convicción. En algún momento, la diplomacia deberá funcionar, porque no tengo dudas de que las Malvinas fueron, son y serán Argentinas”.

Fundamentos

El presente reconocimiento tiene por objeto destacar la trayectoria del señor Brigadier General “VGM” Mario Miguel Callejo, Jefe del Estado Mayor General y titular de la Fuerza Aérea Argentina.
Mario Miguel Callejo nació el 17 de agosto de 1951 en la ciudad de Mar del Plata e inició su carrera militar en la Escuela de Aviación Militar el 21 de enero de 1972, egresando en 1975 con el grado de Alférez. En 1976 realiza un curso de aviador militar y luego efectúa el de piloto de combate en la IV Brigada Aérea en Mendoza entre los años 1977 y 1978 y en el cual termina desempeñándose como oficial de escuadrilla.
Entre 1978 y 1981 ingresa a la V Brigada Aérea (Villa Reinolds, San Luis) como oficial de escuadrilla y efectúa el curso del avión A-4B SKYHAWK como oficial instructor y como Jefe de Sección de Aérea. En diciembre de 1978 es ascendido a Teniente. En 1981 es destinado a la VI Brigada Aérea en Tandil desempenándose como oficial de escuadrilla y realiza el curso del avión MIRAGE 5 “DAGGER” como Jefe de Sección Aérea y Jefe de Escuadrilla. En diciembre de 1981 es ascendido a Primer Teniente.
En 1982 tuvo una participación activa en la guerra de Malvinas, integrando el II Escuadrón Aeromóvil de despliegue con asiento en San Julián, Provincia de Santa Cruz, donde protagonizó tres misiones contra objetivos navales piloteando un M-5 “Dagger”. La primera de ellas se produjo el 21 de mayo de 1982 formando parte de una escuadrilla con el indicativo “Lancha”, compuesta por el Capitán Luis Alberto Puga, junto a los Tenientes César Fernando Román y Mario Callejo, los dos primeros atacaron a la fragata tipo 22 HMS Brillant, impactándola, mientras que Callejo atacó a una Fragata cercana.
La segunda misión se produjo el 24 de mayo de 1982 compuesta por el Primer Teniente Jorge Dellepiane junto con los tenientes Carlos Musso y Mario Callejo, formando la escuadrilla “Plata”, atacaron el estrecho San Carlos, sin mucho éxito, debido en parte al intenso fuego antiaéreo de buques y tropas en tierra. Esquivaron y atacaron los buques sin mayor puntería, algunas bombas cayeron en la costa sobre depósitos de combustible. Finalmente su última misión se produjo el 8 de junio de 1982 compuesta por el mayor Luis Domingo Villar y los Tenientes Daniel Valente y Mario Callejo, escuadrilla con el indicativo “Carta”, donde simularon un ataque con el fin de confundir a las patrullas aéreas (PAC) para que las otras formaciones pudieran realizar el ataque aéreo de Bahía Agradable; al no encontrar los objetivos retornaron a la base.
Luego de las increíbles incursiones aéreas en las aguas de la Bahía San Carlos, poco después del 21 de mayo de 1982, comenzaron a aparecer noticias en periódicos de todo el mundo acerca del comportamiento de los pilotos argentinos. Así el Ministro de Defensa Británico John Nott manifestó al parlamento inglés: “Creo que los pilotos argentinos están demostrando una enorme bravura. Sería tonto de mi parte no reconocerlo”. El Almirante John Foster Woodward, en un reportaje publicado por el diario La Estrella de Panamá, el 3 de enero de 1984 dijo: “Los pilotos argentinos fueron muy valientes. Me dieron muchos dolores de cabeza, pero igual los admiro”. Posteriormente, refiriéndose al ataque de Bahía Agradable, expresó: “Ya antes habíamos recibido suficientes pruebas de lo que eran capaces de hacer. Los veíamos aparecer al ras del agua. Jamás hubiéramos imaginado eso”. En el diario The Guardian, en Londres el 25 de mayo de 1982 apareció un artículo en su primera plana titulado “Las tripulaciones aplauden la bravura de los pilotos enemigos” y el mismo decía: “Son las 2 de la tarde en un día soleado y nos hallamos bajo el ataque de “Mirages y Skyhawks” de la Fuerza Aérea Argentina. Una bomba ha levantado una gigantesta columna de agua a sólo 100 metros de distancia, entre nuestros buques y una nave logística cargada con pertrechos. Observamos cómo las baterías y los sistemas misilísticos de los buques abren fuego, junto con el ensordecedor ruido de los cañones y ametralladoras de cubierta. Los tripulantes a nuestro alrededor rinden tributo al coraje de los pilotos argentinos”. The Miami Herald el día 27 de mayo de 1982 dijo: “Los pilotos argentinos se ganan el corazón de sus compatriotas y la admiración de sus enemigos”.
En el diario Los Angeles Times Service salió un artículo escrito por Kenneth Freed el cual decía: “Casi a diario ellos vuelan hacia la batalla y en cada oportunidad sólo regresan unos pocos, pero los pilotos argentinos se transformarán en los héroes de la guerra de las Malvinas, admirados por sus enemigos casi tanto como por sus compatriotas. `Son los únicos que impiden que esto sea una derrota total´, dijo un experto militar europeo. No creo que se pueda encontrar mejores pilotos en el mundo. A la fecha, los británicos afirman que los pilotos argentinos han hundido dos destructores, dos fragatas, un buque de logística y algunos lanchones de desembarco. Argentina reclama que los ataques aéreos como mínimo han puesto a otros cinco buques más fuera de servicio, y dañado a otros cinco. Pero mientras Gran Bretaña desconoce parte de los daños sufridos, reconoce la habilidad y el coraje de sus oponentes en el aire. Este mismo artículo fue reproducido en otros periódicos bajo el título “Los muchachos de oro de Argentina” (The Golden Boys of Argentine) en diversas capitales de habla inglesa del mundo.
El Vicedirector del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos de Londres, Coronel Jonathan Alford, en una conferencia en EE.UU. declaró: “En comparación con el nivel de muchos países, la Argentina desplegó una Fuerza Aérea relativamente modesta y nada moderna, que la mayor parte del tiempo operaba en el límite de su radio de acción. Y sin embargo hubo momentos de gran ansiedad por la suerte de la Flota Británica. Quizá con sólo un poco más de fortuna en los momentos críticos, la Fuerza Aérea Argentina podría haber obligado a Gran Bretaña a abortar su expedición. Los que nos produjo una enorme conmoción fue el saber que los argentinos habían volado con sus “Hércules” a Puerto Stanley hasta el último día de conflicto”.
El Coronel (FAF) Pierre Clostermann, héroe francés de la Segunda Guerra Mundial escribió una carta a los pilotos argentinos que decía lo siguiente: “A vosotros, jóvenes argentinos compañeros pilotos de combate quisiera expresaros toda mi admiración. A la electrónica más perfeccionada, a los misiles antiaéreos, a los objetivos más peligrosos que existen, es decir los buques, hiciste frente con éxito. A pesar de la condiciones atmosféricas más terribles que puedan encontrarse en el planeta, con una reserva de apenas pocos minutos de combustible en los tanques de nafta, al límite extremo de vuestros aparatos, habéis partido en medio de la tempestad en vuestros “Mirage”, vuestros “Etendard”, vuestros “A-4”, vuestros “Pucará”, con escarapelas azules y blancas. A pesar de los dispositivos de defensa antiaérea y de los SAM de buques de guerra poderosos, alertados con mucha anticipación por los “AWACS” y los satélites norteamericanos, habéis arremetido si vacilar. Nunca en la historia de las guerras desde 1914, tuvieron aviadores que afrontar una conjunción tan terrorífica de obstáculos mortales, ni aún los de la RAF sobre Londres en 1940 o los de la Luftwaffe en 1945. Vuestro valor ha deslumbrado no sólo al pueblo argentino sino que somos muchos los que en el mundo estamos orgullosos que seáis nuestros hermanos pilotos. A los padres, a las madres, a los hermanos y a las hermanas, a las esposas y a los hijos de los pilotos argentinos que fueron a la muerte con el coraje más fantástico y más asombroso, les digo que ellos honran a la Argentina y al mundo latino. Ay!: la verdad vale únicamente por la sangre derramada y el mundo cree solamente en las causas cuyos testigos se hacen matar por ella”.
Luego de su heroica participación en la guerra en los años 1984 a 1987 continúa en la VI Brigada Aérea y es habilitado como Jefe de Escuadrilla de M-5 e instructor de vuelo. En dicho período es ascendido a Capitán en el año 1985. Luego en el año 1987 es destinado al Taller Regional Río IV, Provincia de Córdoba, donde se desempeña como piloto de prueba de armas Mirage. En el año 1988 continúa sus servicios en la VI Brigada Aérea donde se desempeña como Oficial de Operaciones del Sistema de Armas M-5.
En diciembre de 1990 es ascendido a Mayor y en el año 1992 es destinado a la Jefatura III donde se desempeña como auxiliar del Departamento Planes. En los años 1995 a 1997 es destinado nuevamente a la VI Brigada Aérea como Jefe de Escuadrón Aéreo M-5 y posteriormente como Jefe del Departamento de Operaciones. En dicho período es ascedido a Vicecomodoro.
Entre 1998 a 2002 presta servicios al Comando de Operaciones Aéreas como Jefe de División de Operaciones Aéreas y posteriormente como Jefe del Departamento Planes y Programas. En diciembre del 2000 es ascendido a Comodoro. Entre los años 2003 a 2004 se desempeña como Agregado Aeronáutico de la Embajada Argentina en Chile y luego entre los años 2005-2006 se desempeña como Jefe de la VI Brigada Aérea de Tandil. En diciembre de 2006 es ascendido a Brigadier y entre los años 2007-2008 ocupa el cargo de Jefe III Planificación. Entre los años 2009-2013 se desempeña en el cargo de Inspector General de la Fuerza Aérea. En dicho período es ascendido a Brigadier Mayor.
El día 26 de junio de 2013 por medio de Decreto nº 834 es designado Jefe del Estado Mayor General de la Fuerza Aérea Argentina y por decreto 2239 de igual fecha es promovido al grado de Brigadier General.
Durante su trayectoria militar recibió numerosas condecoraciones: a) Distintivo: De campaña de primera clase de la Fuerza Aérea Argentina por su actuación en Las Malvinas, b) Medalla del Congreso Nacional Argentino: “Al combatiente de Malvinas”, c) Condecoración: “Al valor en combate” por Ley 24.020/1991, es la segunda más alta condecoración militar propuesta por la República Argentina, la misma expresa: “Reconócese la actuación en la Guerra del Atlántico Sur por sus relevantes méritos, valor y heroísmo en defensa de la Patria”, d) Condecoración Estrella Militar de las Fuerzas Armadas en el grado “Estrella al Mérito Militar” otorgada por la Fuerza Aérea de Chile en febrero de 2006, d) Condecoración Orden del Mérito Aeronáutico, en el Grado de Gran Oficial, otorgada por la República Federativa de Brasil el día 23 de Octubre de 2013, e) Condecoración “Legión al Mérito” otorgada por el Sistema de Cooperación de la Fuerzas Aéreas durante la LIV CONJEFAMER realizada en Colombia el día 26 de Junio de 2014, f) Condecoración Medalla “Al Mérito Aeronáutico” en la categoría de Gran Oficial, otorgada por el Presidente de la República Oriental del Uruguay, por solicitud de la Fuerza Aérea Uruguaya el 17 de marzo de 2015.
También es dable resaltar la colaboración de Mario Vallejo, en su calidad de Jefe de la Fuerza Aérea al acercar documentos inéditos hallados en el Subsuelo del edificio Cóndor, lo que llevará luz sobre cuestiones referidas al accionar de la dictadura cívico militar.
Los documentos encontrados, que consisten en 1500 biblioratos conteniendo las actas de las juntas militares desde el golpe militar del 24 de marzo de 1976 hasta el fin del ciclo de facto el 10 de diciembre de 1983, rompe el pacto de silencio de los militares y, en la voz de Víctor Heredia “sin duda estamos en el buen camino porque el Jefe de la Fuerza Aérea fue quien entregó las actas, lo que es un hecho muy sustantivo porque muestra que las Fuerzas Armadas han empezado a comprender su rol dentro de la democracia”.