Viernes 11 de Noviembre de 2016

El HCD destacó la trayectoria deportiva del futbolista Jorge Mario Olguín, surgido de las inferiores de Alvarado

El Honorable Concejo Deliberante del Partido de General Pueyrredon otorgó hoy, viernes 11 de Noviembre, el título “Deportista Insigne” a Jorge Mario Olguín “por su destacadísimo desempeño en el mundo futbolístico, el único jugador surgido de la Liga Marplatense de Fútbol que logró un campeonato mundial con la camiseta argentina”.
El acto se desarrolló en el recinto de sesiones, por iniciativa de los concejales Daniel Rodríguez (FpV) y Cristian Azcona (FR). Asistieron también Patricia Serventich (AA), Héctor Rosso (AM) y Eduardo Abud (UCR)
Además de Olguín, asistieron familiares suyos, representantes de la Liga Marplatense de Fútbol, integrantes de la comisión directiva, jugadores de infantiles y simpatizantes del Club Atlético Alvarado.
Fueron proyectados el video institucional “Historias de Abuelas. La identidad no se impone”, realizado por personal del Teatro Auditorium-Centro Provincial de las Artes. Y otro sobre la trayectoria futbolística de Olguín, desde su debut con 14 años en Alvarado.
Después, el Presidente del Cuerpo Deliberativo, Guillermo Sáenz Saralegui, dio la bienvenida: “Hola, bienvenidos a la casa del pueblo. Tengo una enorme emoción. A Olguín le seguí toda su trayectoria porque tenemos edad similar. Es un orgullo por su trayectoria. Un orgullo para la ciudad y para Alvarado. Él es un verdadero caballero, un señor que construyó una carrera impecable, llena de gloria. Empezó de jovencito, pero nunca se confundió y mantuvo una pasión y una ética de trabajo que lo llevó muy lejos”.
A continuación, el concejal Rodríguez dijo: “Siento satisfacción. Llegó un reconocimiento después de tantos años. Pero llegó para el único jugador de fútbol que pasó por la Liga Marplatense y llegó a campeón del mundo. Y llegó esta oportunidad de la mano del periodista José Luis Ponsico. Es un orgullo que los chicos de Mar del Plata se vean reflejados en un hombre íntegro, que demostró entereza en la vida y en el fútbol, como Jorge Mario Olguín, un dolorense y marplatense que nos enorgullece”.
Por su parte, el concejal Azcona expresó: “Para mí es un orgullo y una enorme responsabilidad estar en este reconocimiento. Se sabe que soy hincha de Alvarado, y estamos demostrando que sabemos reconocer a nuestros referentes. El club es una gran familia y hoy estamos presentes para hacer justicia. Me siento identificado y comprometido con su pasado en nuestro club, y vestir estos grandes colores, uno de los clubes más populares”.
También habló el presidente de Alvarado, Pablo Mirón, que dijo: “Buenos días. Estoy agradecido a quienes realizaron este reconocimiento. Cuando nos convocaron a este homenaje no tenía la suerte de conocerlo a Jorge personalmente, pero sí tenía en mente toda su trayectoria. Aprovecharemos esta ocasión para iniciar una relación más estrecha. Es un ejemplo para los chicos de nuestro club. Demostró que se logró éxitos con su pasión y su esfuerzo”.
Además del mencionado reconocimiento, Olguín recibió una plaqueta y una camiseta firmada por la hinchada del club Alvarado y fue invitado a presenciar el partido que por el Argentino A disputará el próximo domingo, en el estadio José María Minella contra Rivadavia de Lincoln. Y, además, recibió un libro sobre el centenario de la Liga Marplatense de Fútbol, de parte de su vicepresidente, Fernando Dieguez.
En el epílogo, Olguín declaró: “Empiezo por agradecer este reconocimiento, que es mucho más importante que cualquier premio material. Siempre aclaré en las notas periodísticas cuando me preguntaban si había salido de San Lorenzo que no, que yo salí de Alvarado. Y es un orgullo para mí estar acá, con la familia de Alvarado y con mi familia presentes. A mí se me dio todo tan rápido, con apenas 14 años y la mochila cargada de ilusiones y sueños. Muchas gracias”.

Fundamentos

La presente distinción tiene por objeto reconocer la trayectoria futbolística del deportista Jorge Mario Olguín, el único jugador surgido de la Liga Marplatense de Fútbol que logró un campeonato mundial con la selección argentina mayor.
Nació el 17 de mayo de 1952, en Dolores. Tras su radicación en Mar del Plata se transformó en el crack de las divisiones menores del Club Alvarado,
Con tan sólo 14 años de edad debutó en la primera del “torito” del ex Barrio Mataderos. Ya de pibe deslumbraba a los asiduos habitantes de las gradas marplatenses. “Como futbolista, defensor de alta técnica, juego elegante. Siempre una pelota bien jugada”, escribió un joven José Luis Ponsico, cronista del diario "La Capital" después de verlo en acción vistiendo los colores de Alvarado en tres o cuatro veces.
En el año 1966, en el marco del Torneo Ciudad de Mar del Plata, donde participaban equipos que amalgamaban futbolistas de primera división y empleados de firmas comerciales, organizados hasta con público por el recordado dirigente Antonio Ramírez - directivo de Boca de Mar del Plata -, hizo su presentación en sociedad el protagonista de estas líneas. Esa tarde, el hermano de Olguín, mayor que Jorge, ante la ausencia de un compañero, comentó: "En las tribunas de maderas - Estadio de Ministerio de Obras Públicas en el Puerto- está mi hermanito. Tiene 14, pero juega muy bien". El técnico o en todo caso el que ordenaba y definía la conformación del equipo de una firma comercial se preocupó por el pibe. "Es muy chico. No, a ver si lo golpean", afirmó. Otros integrantes, para no jugar con uno menos, asintieron en el pedido del hermano mayor de Jorge y le pidieron al entrenador que lo dejara jugar. "Ponelo de 4 y nosotros lo ayudamos con los contrarios", dijeron. No hizo falta. Jorge Olguín tuvo una actuación formidable. Fue una de las figuras del partido, que contaba con directivos del Club Alvarado mirando el torneo. Al poco tiempo debutaba en la Primera del popular Club de Mataderos.
En 1968 San Lorenzo lo adquirió como proyecto. Con el dinero de la venta de su prometedor defensor, Alvarado hizo obras en su viejo estadio.
Jorge Mario Olguín fue campeón del mundo en el año 1978. Criticado hasta el hartazgo. La grieta futbolera de los `70 lo enfrentaba al Tano Vicente Pernía: “Y dale con Pernía”, era el latiguillo en los días previos al mundial `78. “Pernía es triste” repetía el personaje de Mario Sapag en la tele. Olguín, en tanto era alegre, remataba el cómico personificando al entrenador César Luis Menotti. El Flaco Menotti volvió a confiar en él y fue convocado para la Copa del Mundo que se disputó en España cuatro años después.
Olguín fue tres veces campeón con San Lorenzo de Almagro, Metropolitano y Nacional 1972, este último certamen con carácter de invicto. El entrenador era el mítico Juan Carlos Lorenzo. Ganó el Nacional en 1974 bajo la conducción táctica de Osvaldo Zubeldía. Una vez campeón con Independiente en el Torneo Metropolitano de 1983 con Nito Veiga con director técnico.
También fue campeón con Argentinos Juniors (Nacional 1984). Él fue quien hizo en cancha de Ferro Carril Oeste el gol que significó la ansiada vuelta olímpica ante Temperley. Con Argentinos fue artífice de la inolvidable Copa Libertadores de América.
En la estadística general Jorge Mario Olguín marcó 53 goles, la mayoría por penales y tiros libres. Figura entre los defensores más goleadores de la historia del futbol mundial.
En el presente mes de noviembre se cumplirán 50 años de su debut, que fuera a los 14 años en la Primera División de Alvarado. Su padre era agente de la Policía Bonaerense, y cuestiones laborales trasladó en 1956 a toda su familia a Mar del Plata. Los Olguín vivieron en la barriada del viejo y querido Estadio General San Martín. Cuenta la leyenda que siendo muy pibe era el "crack" del "potrero".
Jorge Mario Olguín, un dolorense de nacimiento, marplatense y de Alvarado por adopción, un defensor puro talento y deportista ejemplar que supo construir una carrera deportiva intachable.