Martes 30 de Agosto de 2016

Se desarrolló una nueva Jornada de Donación Voluntaria de Sangre

El Honorable Concejo Deliberante de General Pueyrredon fue sede, una vez más, de una Jornada de Donación Voluntaria de Sangre. En el recinto de sesiones se llevó a cabo esta iniciativa, ocasión en la que 19 personas hicieron su donación, en un acto cargado de altruismo.
La propuesta fue impulsada por el Centro Regional de Hemoterapia, a instancias del concejal Marcelo Fernández (AM).
“El Honorable Concejo Deliberante es la casa del pueblo, la casa de la democracia. Pero no es únicamente el lugar donde se debaten ideas y se alcanzan consensos, que afectan a la población de General Pueyrredon. También es el espacio donde todos podemos expresar y sellar nuestro compromiso solidario. Donar sangre de manera voluntaria, no por reposición, es un acto de altruismo, de amor al prójimo, y de consolidación del entramado social en el que todos nos movemos y somos ciudadanos. Por eso, siento orgullo de recibir en la casa de todos los marplatenses y batanenses al Centro de Hemoterapia”, expresó el Presidente del Cuerpo Deliberativo, Guillermo Sáenz Saralegui.

Donar es fundamental para el desarrollo sustentable de la salud

Vale destacar que la transfusión de sangre se ha convertido en una actividad fundamental en la actual asistencia sanitaria, concibiendo una medicina cada vez más compleja que permite que numerosos enfermos -que antes eran considerados irrecuperables- a partir de esta práctica, tengan oportunidad de curarse.
La sangre es un componente esencial para la vida de todo ser humano y no se puede fabricar. Ante una eventualidad la única solución es que una persona quiera ceder una pequeña cantidad.
Muchas personas en algún momento de su vida han necesitado de una transfusión y más aún, muchas la necesitan de por vida. En razón de ello, la demanda de sangre ha aumentado considerablemente en todo el mundo, resultado indispensable apelar a la donación voluntaria por parte de los miembros de la comunidad.
La donación de sangre debe ser un acto espontáneo, libre de presiones y enteramente altruista, entendiéndolo como una responsabilidad cívica basado en la iniciativa propia y la solidaridad para con el prójimo.
La sangre se separa en diversos componentes. Sus usos más frecuentes son: plasma (para déficit de factores de coagulación), glóbulos rojos (para cirugías, accidentes, hemorragias, transplantes, anemias), plaquetas (para leucemias, quimioterapia, grandes hemorragias) y crioprecipitado (para hemofilias y coagulopatías).
Pueden donar sangre personas entre 18 y 65 años, que pesen más de 50 kilos, que no se droguen y que no hayan tenido relaciones sexuales sin protección con parejas ocasionales o con personas con riesgo de VIH/SIDA.
Los especialistas aclararon que cuando se concurra a donar se puede tomar previamente un café, mate o té azucarados (pero sin leche) y comer frutas. Conviene haber descansado bien e ir con ropa cómoda y fácil de arremangar, munido de DNI.