Viernes 11 de Marzo de 2016

Las Mujeres en Lucha continúan buscando a sus hijos y nietos desaparecidos

A partir de la promulgación de la Ordenanza 20.258/11 quedó establecido el 9 de Marzo como fecha de conmemoración de “Mujeres en Lucha. Madres y Abuelas de Plaza de Mayo”. Este año, el acto oficial se desarrolló en la jornada de hoy, viernes 11, con un epílogo en el que Ledda Barreiro exhortó a “continuar la búsqueda de nuestros nietos, porque los derechos humanos no se ofrecen; hay que luchar por conquistarlos”.

La incansable búsqueda de la verdad, de los hijos desaparecidos y los 400 nietos aún por recuperar con vida es el motor que mantiene a las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, algunas superando el umbral de los 90 años, con incansable vitalidad y, tesón de acción, bravura mental y lucidez analítica.
Hoy, a casi 40 años de la instauración del último Golpe de Estado, se llevó a cabo la conmemoración de la Jornada “Mujeres en Lucha. Madres y Abuelas de Plaza de Mayo”, instaurada por Ordenanza 20.258 del año 2011.
El acto fue presidido por el Presidente del Honorable Concejo Deliberante de General Pueyrredon, Guillermo Sáenz Saralegui (AA) y contó con las presencias de los concejales Federico Santalla, Patricia Serventich, Patricia Leniz y Guillermo Arroyo (AA); Balut Olivar Tarifa Arenas (monobloque); Luis Rech, Mario Rodríguez y Cristina Coria (UCR); Lucas Fiorini y Cristian Azcona (FR); Daniel Rodríguez y Marina Santoro (FpV) y Claudia Rodríguez, Santiago Bonifatti, Marcelo Fernández y Héctor Rosso (AM), además de miembros del Departamento Ejecutivo, integrantes de organismos de derechos humanos e invitados especiales. Entre las Madres y Abuelas estuvieron Ledda Barreiro, Angela Barili de Tasca, Dora Ojeda de Cardozo, Soledad Pereda de Berdini, Emilce Casado y María Luisa Corlatti. En tanto, en representación del intendente Carlos Fernando Arroyo asistió la directora general de coordinación administrativa de la Secretaría de Desarrollo Social, María del Carmen Carmona.
En primer término, fueron entonadas las estrofas del Himno Nacional Argentino. Y a continuación fue proyectado el video institucional “Historias de Abuelas. La identidad no se impone”, realizado por personal del Teatro Auditorium-
Centro Provincial de las Artes. En este contexto, como nunca, el video caló hondo en la mente y corazón de los presentes, dotando de contenido y significado la proyección simbólica del acto en ciernes.

Discursos

Luego, Sáenz Saralegui expresó, en la apertura de los discursos: “Hace cinco años se estableció, mediante Ordenanza 20.258, la fecha del 9 de Marzo como el Día de las Mujeres en Lucha. Madres y Abuelas de Plaza de Mayo. Se determinó, así, que a partir de ese momento el Honorable Concejo Deliberante de General Pueyrredon realizara una Sesión Especial anual para enmarcar la bravía postura y actitud de estas mujeres como ejemplo de valentía, tezón y altruismo en la búsqueda de una reivindicación nacida de la pérdida, del dolor de ya no estar, del padecimiento más crudo, que es el de una Madre.
La búsqueda de los seres queridos desaparecidos merece el más profundo respeto, más allá de la postura desde la cual se la contemple, fundamentalmente porque esa búsqueda se hace desde el amor, desde la no violencia y desde el eterno derecho de reclamo por la identidad de quienes somos, de dónde venimos y hacia donde nos dirigimos como ciudadanos y como comunidad.
Desde el lugar que circunstancialmente me toca ocupar, reconozco la grandeza de estas mujeres valientes, que enfrentándose al dolor y el miedo avanzaron con su reclamo para iniciar el camino de una reivindicación. La construcción de una sociedad justa y trasparente es el objetivo que se desprende de esa lucha.
Por ello, no puedo menos que admirarlas, respetarlas y pedirle a todos quienes somos parte de este Cuerpo un sincero aplauso para estas mujeres tan valerosas”.
Después, Rech tomó la palabra para consignar: “Celebro que hace unos años el Concejo Deliberante haya tomado la decisión de homenajear a mujeres tan valientes, que arriesgaron todo, y que iniciaron aquellas Marchas del Coraje en plena dictadura. Esas primeras luchas de las obreras textiles en Nueva York se enlaza con estas luchas actuales donde las mujeres pugnan por consolidar una sociedad libre, justa y plena de igualdad de derechos con el Hombre. Hubo un disparador de la lucha de estas Abuelas y Madres, que fue la peor dictadura militar padecida, que generó desapariciones, muertes, raptos y usurpaciones y exilios, chicos nacidos en cautiverio, que motivó el inicio de las Marchas del Coraje y se transformó en bandera, referenciada luego en varios sectores y que terminó en el fin de la dictadura. Estas banderas trascendieron a las propias luchadoras y se ha establecido una concepción integral de los derechos humanos”.
Después, Santoro expresó: “Estoy orgullosa de que mi bloque me haya cedido la palabra para expresarme como mujer y como militante. La sociedad en su conjunto tiene un compromiso muy fuerte con la democracia. Por suerte, esos días tan oscuros para el país se encuentran muy lejos y enterrados en la historia. Queremos que todos los 9 de Marzo se transformen en una sesión especial donde se abrace a las Madres y Abuelas como símbolo de lucha de toda la sociedad. Los derechos humanos deben ser una política de estado, más allá de quien gobierne. Hoy, estas mujeres están en el lugar que siempre merecieron: el de ejemplo de toda la sociedad argentina. Son un ejemplo integral de dignidad y un ejemplo para el género. Las Madres han parido una nueva Argentina, que no vamos a entregar. Nos sentimos hijos de esta sociedad”.
A continuación, Tarifa Arenas expresó: “Me siento honrado de hacer uso de la palabra para dedicarle un momento a las Madres y Abuelas, que con su lucha iluminaron nuestro camino. Su fuerza y convicción no tienen edad. Gracias por no haber abandonado y habernos dejado tantas enseñanza a los jóvenes”.
Rosso, por su parte, manifestó: “Son cosas gratificantes de la vida poder hablar en esta Sesión Especial, en un año significativo por cumplirse 40 años del último golpe de Estado. Con el tiempo se agiganta la imagen que proyecta la lucha de estas mujeres, porque se ve a la distancia la dimensión de la crueldad de la última dictadura y la presencia de esas mujeres en la Plaza de Mayo. Siempre fueron la voluntad y la fuerza de las mujeres que en distintas etapas reclamaron por sus derechos, por sus hijos, las que mantuvieron viva la esperanza. Se organizaron, entrevistaron mandatarios y autoridades internacionales, pugnaron por justicia y por recuperar a sus hijos y nietos. Los que luchan por los demás, abren preguntas y marcan un camino que hay que respetar. Nunca el enemigo es grande si la causa es justa”.
También habló Leniz, de Agrupación Atlántica, que dijo: “Abuelas y Madres, bienvenidas a este recinto. Es muy emocionante ver su lucha. Quiero reconocerlas por la lucha de las obreras y de todas las mujeres asesinadas por defender a su pueblo. Las mujeres siempre estamos en lucha por nuestros hijos, por nuestros ideales. Y todo es complicado. Nunca vamos a bajar los brazos hasta encontrar a nuestros hijos; siempre tendremos un motor para seguir la búsqueda. Son un ejemplo a seguir, Madres y Abuelas, por su lucha y por su tesón. Gracias por todo lo que dieron”.
También Fiorini dejó su mensaje: “Acompañamos este homenaje a las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, que se han ido conformando en un ejemplo y en una identidad de la Argentina. El paso del tiempo ha dado claridad a la lucha que han llevado adelante. Uno, que es padre, valora con particularidad esa lucha. Quiero acompañar a las Madres aquí presentes y a todos, que han sabido expresar muy bien lo que sentimos los argentinos”.
En el epílogo, Ledda Barreiro, presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo filial Mar del Plata, expresó: “La palabra homenaje no nos gusta porque da la impresión de que estamos ´más allá´, y en realidad estamos ´más acá´. Yo dejé de usar pañuelos cuando empezamos a hacer pesquisas detectivescas para rastrear nietos nacidos, que habían sido apropiados. En las rondas recibíamos papelitos de mujeres con mensajes donde se decía que en tal barrio había aparecido un bebé. Entonces, nos turnábamos las Abuelas para ir a preguntar a la panadería, a la carnicería, al almacén.
Nosotras hicimos ni más ni menos lo que teníamos que hacer: buscar a nuestros hijos y nietos. Era una guerra distinta para nosotras, sin armas. Y las Fuerzas Armadas se salieron de su eje e hicieron algo para lo que no estaban preparadas. Y armaron campos de concentración a imagen de los nazis. Hicimos lo que teníamos que hacer. Y si se nos iba la vida, se nos iba la vida.
La lucha da fuerza. Y tenemos Abuelas acá, con 90 años por eso: porque lucharon. Lo hicimos solas, porque el miedo paraliza y no se sabe cuántas generaciones dura. El uso del terror genera la paralización. Y se perdió casi una generación. Salimos a la calle y todavía la mujer no estaba politizada, en la sociedad.
Hay abuelas que encontraron a sus nietos; yo todavía no lo conozco, es un desaparecido con vida. Y en Mar del Plata vive el genocida responsable del Pozo de Banfield, responsable de 300 asesinatos, donde estuvieron 18 embarazadas, entre ellas mi hija, que dio a luz a mi nieto. Él sabe dónde está, pero nunca lo va a decir. Los derechos nadie te los regala; los derechos se conquistan con la lucha. Y cuando hablamos de derechos no sólo son los humanos, son los derechos básicos a la vivienda, la salud, el trabajo y la educación. Y nadie los regala graciosamente”.