Miércoles 27 de Enero de 2016

Emotivo acto de conmemoración en memoria de las víctimas del Holocausto

Los presentes coincidieron que “el ejercicio de la memoria permite generar conciencia sobre lo ocurrido y evitar que vuelva a suceder”. Se hizo una invocación religiosa y se encendieron siete velas en homenaje a las víctimas y a quienes comprometieron su integridad para echar luz en la oscuridad perpetrada por la barbarie.

Se realizó hoy el acto por el Día Internacional de Conmemoración Anual en Memoria de las Víctimas del Holocausto. El encuentro se desarrolló en el recinto de sesiones del Honorable Concejo Deliberante.
Estuvieron presentes el intendente municipial Carlos Fernando Arroyo; el Presidente del Honorable Concejo Deliberante, Guillermo Sáenz Saralegui; el Presidente de la Sociedad Unión Israelita Marplatense (SUIM), Isaac Saúl; el Presidente interino de la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA), Isaac Janna; demás señores concejales y miembros del Departamento Ejecutivo, Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, referentes de la Diócesis Mar del Plata del Obispado local, funcionarios del Poder Judicial, de la Universidad, legisladores provinciales y nacionales con asiento en la ciudad, miembros de la Defensoría del Pueblo, del Consejo Escolar, del Centro de ex Soldados Combatientes, del Cuerpo Consular; la coordinadora regional de la Embajada Mundial de Activistas por la Paz, Gisela Sosa; el Presidente de Diálogo Ecuménico, Alberto Di Paolo, referentes de organismos de Derechos Humanos, entidades gremiales, cámaras empresariales, ONG y público.

El 27 de enero es el Día Internacional de Conmemoración Anual en Memoria de las Víctimas del Holocausto, instituido por la Organización de Naciones Unidas (ONU) por ser la fecha en que el ejército soviético liberó en 1945 a los prisioneros del campo de concentración y exterminio Auschwitz Birkenau.
“Recién en ese instante, tal vez, quienes abrieron las puertas se enfrentaron al momento más triste de la historia del Holocausto: quedaron inmóviles…mudos…no pudieron decir lo indecible…no pudieron describir lo indescriptible…no pudieron creer lo increíble…no alcanzaron a entender lo inentendible…¿quiénes eran?, ¿qué “cosas” eran?, ¿acaso un muro de espectros? ¡Oh Señor! ¿cómo pudo ser?.
Se hallaron frente a la mayor emergencia humana no declarada abiertamente al mundo circundante que, sin embargo, algo sabía…
Quienes abrieron las puertas, abrieron las puertas del infierno en la tierra, donde surgió, se evidenció la ideología del odio instalada en millones de corazones y mentes… pero, a pesar del terror reinante, no en todos el odio floreció…Y ese “no en todos” trató, a costa de sus propias vidas y la de sus familiares y amigos, de ayudar a quienes eran el centro de un proceso de deshumanización planificado, dirigido a personas que no compartían el pensamiento del régimen nazi… Conforman hoy el grupo de “Justos y Salvadores”, unos con nombres rescatados y otros anónimos… Páginas, hojas densamente negras de la Segunda Guerra Mundial.
Hoy, año a año, se insiste en lograr que las naciones elaboren programas educativos que muestren a las actuales y próximas generaciones la realidad histórica de los hechos lamentables, repudiables que marcaron al Holocausto, la Shoá, con el fin de alertar, evitar, combatir los “chispazos” que surjan y puedan desencadenar hechos de genocidio.
En nuestro distrito, el 23 de Enero de 2007 el Departamento Deliberativo prestó acuerdo para declarar “de interés” las actividades organizadas en conmemoración de este día, cumpliendo así con la resolución 60/07 de la ONU.
Dijo el Papa Francisco al visitar el 17 de Enero de 2016 el templo mayor de Roma, la Sinagoga: “La violencia del Hombre se contradice con cualquier religión que valga su nombre, en particular, con las tres religiones monoteístas… En esta época de extremismos religiosos que siembran terror, a cada persona hay que mirarla con benevolencia, como hace Dios”.
El Papa pidió que “en memoria de las víctimas del Holocausto sus angustias, sus sufrimientos, sus lágrimas nunca sean olvidadas”. Y exhortó a “ejercer vigilancia máxima para evitar un nuevo Holocausto, de cuya existencia dan fe los sobrevivientes”.

Luego de la proyección del video institucional “Historias de Abuelas. La identidad no se impone”, realizado por personal del Teatro Auditorium-Centro Provincial de las Artes, se pudo apreciar otro segmento visual, de carácter testimonial, con el mensaje “Elegirás la vida, siempre”. Y uno más sobre la integración y en referencia a una muestra que ha sido exhibida para conmemorar esta fecha.
A continuación, el Presidente del Cuerpo Deliberativo, Sáenz Saralegui, brindó unas palabras de bienvenida: “Estamos contentos de que en la casa del pueblo se haga este acto recordatorio. Pedimos que nunca más ocurra algo semejante. Estamos acompañados por la comunidad internacional y sentimos el ejemplo de vida de quienes sobrevivieron y transmitieron el mensaje de paz a las generaciones sucesivas. Muchas gracias”.
Después, el edil Héctor Rosso (autor de la iniciativa que dio forma de ordenanza a este acto de conmemoración”, expresó: “Hace nueve años conmemoraron la entrada de las tropas soviéticas al campo de concentración de Auschwitz. Recién en ese momento comenzó a comprenderse la dimensión de lo que había estado ocurriendo. Además, esta conmemoración permitió generar nuevas iniciativas, como los cursos de Holocausto. Estas propuestas son necesarias para mantener vigente la dimensión de lo que ocurrió ante cierta tendencia a presentar ese hecho histórico con cifras morigeradas”.
Por su parte, Sonia Rawicki –directora de Derechos Humanos- consignó: “Al evocar un hecho lo traemos a la memoria. Hoy, nos trae un recuerdo que nos oprime el alma. Hay que seguir evocando, educar para instalar los valores de la libertad, la igualdad, la equidad y los derechos humanos, para que hechos así no se repitan más. Es una responsabilidad de la Humanidad para con la propia Humanidad. Ninguno de nosotros vale tanto como todos juntos”.
También se refirió al Holocausto la profesora Sonia Bazán, especializada en la materia, que se refirió en detalle a cómo estuvo conformado el campo de concentración de Auschwitz: “La máquina de matar hombres había sido creada por los alemanes triunfantes y perfeccionada por los alemanes derrotados. Lo que no pasa es la actitud frente al nazismo y lo que hizo posible el Holocausto. Hay acciones y un compromiso de quienes estamos involucrados en la enseñanza. Es nuestro estatus de seres humanos el que está inserto en esta cuestión”.
A su turno, la coordinadora regional de la Embajada Mundial de Activistas por la paz, Gisela Sosa, brindó detalles sobre el proyecto “Huellas para no olvidar”, promovido por la Embajada de Activistas por la paz, que apunta a mantener vivo el testimonio de los sobrevivientes, que está siendo presentado en más de 20 países. “El Holocausto no fue un crimen contra el pueblo judío, sino contra la Familia Humana en su conjunto. Debemos reflexionar diariamente sobre lo ocurrido, estudiarlo en escuelas y universidades, para evitar futuros actos genocidas que exacerben el crimen, el odio y la intolerancia”.
Después, el joven Lautaro Lacoste de SUIM, brindó unas palabras, retomando parte del diario de Ana Frank, para luego acotar: “Estamos acá para hacer memoria y activarnos, para evitar que vuelva a suceder. El antisemitismo persiste y está tomando fuerza, incluso acá, en Mar del Plata. Por eso hay que atacar con el arma más poderosa que tenemos: la educación”.
El presidente de SUIM, Isaac Saúl, hizo un pormenorizado repaso de la génesis del Holocausto, del surgimiento y consolidación de Adolf Hitler como líder del nazismo, su caída y la necesidad de sostener la memoria. “El genocidio fue algo tremendo no sólo por haber ocurrido sino por cómo ocurrió. Hitler fue un líder ególatra, un déspota totalitario, que planteó un plan de exterminio, la persecución primero moral y luego física. Ahora, el pueblo de Israel encabeza la lucha contra el terrorismo y tiene el objetivo de alcanzar la paz mundial”.
También se expresó el intendente Arroyo, que manifestó: “Cabe decir una reflexión fundamental: el Hombre es lobo del Hombre, lamentablemente. Y el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra. El atentado contra la vida humana. Considero fundamental la dignidad y la integridad física del ser humano. No es sólo la muerte sino el abuso, la maldad y el sufrimiento inútil. Es muy difícil encontrar palabras para calificar la agresión del Hombre contra sí mismo. Hay que evitar que el Hombre siga siendo lobo del Hombre, que siga cometiendo los mismos errores, una y otra vez. Paz y libertad para todo el mundo, las palabras que resumirían el espíritu de esta jornada”.
En tanto, el Presbítero Gabriel Mestre, de la Diócesis local, realizó una plegaria.

Encendido de velas

Después, en el segmento final del acto, se procedió al encendido de velas ubicadas en la “Menoráh” (candelabro de siete brazos), símbolo de la religión judía.
La primera vela “se enciende en memoria de los seis millones de judíos asesinados sistemáticamente por el sólo hecho de serlo, con el fin de aniquilar al “Pueblo del Libro”.
La segunda vela (escribió un niño de 10 años en el guetto de Varsovia: “Desde mañana, pero no hoy, estaré contento y cada día, por amargo que sea, diré “Desde mañana estaré triste, pero no hoy”). Esta vela se enciende por el millón y medio de niños asesinados en el mismo período.
La tercera vela se enciende “por los miles de asesinados por los nazis en las calles, en los campos, en sus hogares, en los teatros, por sus ideas políticas, religiosas, por pertenecer a minorías culturales de otros géneros colectivos.
La cuarta vela se enciende “en memoria de los sobrevivientes ya fallecidos”.
La quinta vela es para “honrar y preservar la memoria de los justos y salvadores es una forma de hacer justicia. Por quienes arriesgaron sus vidas, la de sus familias y amigos para salvar a judíos de la maquinaria de la muerte.
La sexta vela recuerda al sobreviviente Francisco Wichter, que en el horror que le tocó vivir recordó que hay un mandamiento más: sobrevivirás. Consigna que le permitió construir una sociedad plena, mejor sustentada en la diversidad, la convivencia, el respeto y la justicia.
La séptima vela tuvo como protagonista a la familia del fallecido titular Benjamín Alberto Schujman, “apasionado líder comunitario, destacado por su lucha contra la discriminación, que fuera el primer coordinador de los cursos de perfeccionamiento docente para la enseñanza de la Shoá.
A continuación se realizó un rezo “Kadish de duelo” y un posterior minuto de silencio. “No olvidar, no perdonar por nuestra y vuestra libertad, retener la memoria en el alma, sembrar semillas de eternidad en los corazones de las generaciones que nos continúen, defender la justicia, luchar contra la impunidad, crear, crecer, creer, volar, vibrar, convivir con Shalom. Es éste el deseo de la comunidad judía por siempre y para todos”.
En el último tramo, el eximio violinista Pablo Albornoz (Orquesta Sinfónica Municipal) interpretó parte de la banda de sonido de la célebre película “La lista de Schindler”.