Viernes 6 de Noviembre de 2015

El HCD entregó una distinción a la bailarina Montserrath Oteguí, por su trayectoria artística

El Honorable Concejo Deliberante del Partido de General Pueyrredon expresó hoy, viernes 6 de Noviembre, su reconocimiento a la trayectoria de la artista Montserrath Oteguí, en el marco de un acto que se desarrolló en el recinto de sesiones, presidido por el titular de Cuerpo Deliberativo, Ariel Ciano (AM), y que contó con la presencia de la autora de la iniciativa, Cristina Coria (UCR), además de los invitados especiales.
En primer término fue proyectado el video institucional “Historias de Abuelas. La identidad no se impone”, realizado por personal del Teatro Auditorium-Centro Provincial de las Artes. Luego, Ciano dio la bienvenida a los presentes: “Bienvenidos a todos a este lugar, donde tratamos de buscar los consensos y planteamos los disensos, para distinguir a Montserrath Oteguí. Viendo el video de Abuelas no podemos soslayar que ayer se recuperó el nieto número 118 por la lucha de las mujeres. Hoy, una mujer va a recibir una distinción y esto tiene que ver con los lugares que poco a poco las mujeres van ocupando en la sociedad, producto de una lucha histórica y levantando su voz, como las Abuelas, con la palabra crítica y a la vez plena de amor”.
Ciano añadió: “En el caso de Monserrath el valor añadido es que el reconocimiento es en su ciudad, la que adoptó y eligió para vivir, donde encontró su espacio para poder enseñar, mostrar su arte y ser feliz. Es un premio a su trayectoria. Felicitaciones, es para vos y para tantos otros artistas que día a día muestran su arte, no siempre en las condiciones óptimas”.
A continuación, Coria expresó: “Es un honor reconocer a lo nuestro, a una marplatense por adopción. Sabemos que el arte no es fácil, vivir, proyectarse, enseñar a otros para transmitir saberes y valores, formando buena gente, mostrándoles el camino para vivir mejor. La pasión se transmite y se reproduce. El reconocimiento no es del Concejo Deliberante, que es un órgano que reproduce la voz de la ciudadanía. Es un reconocimiento del pueblo de la ciudad. El arte es algo muy mágico que puede producir lo increíble de hacernos sentir mejor en los peores días, abrazándonos el alma”.
Luego de recibir la distinción, emocionada casi hasta las lágrimas y con voz temblorosa, Oteguí agradeció el reconocimiento: “Muchas gracias. Qué difícil es hablar ahora. Estoy muy emocionada y agradecida. He estado en varios lugares del mundo y cuando tomé la decisión sabía que Mar del Plata es la mejor ciudad de mundo. Hago lo que hago con la firme convicción de que el arte despierta valores, ayuda a las personas a ser mejores. Tengo la compañía de danza y la escuela y todos los días, cuando me levanto, pienso en colocar un granito de arena para que todo esté mejor. He transitado muchas cosas en esta profesión y hubo un momento en que comprendí en mi corazón que las cosas podían ser de otra manera, que las cosas son de otra manera y que el arte es un gran vector para educar y construir valores en nuestra sociedad. Este reconocimiento es un alimento para saber que vale la pena mostrar nuestro arte, aún cuando sintamos que no le interesa a nadie. Es agregar valores, bregar por la belleza”.


Fundamentos

El presente reconocimiento tiene por objeto destacar la trayectoria de la artista Montserrath Oteguí, que por estos días se encuentra próxima a realizar la última función de su galardonado espectáculo “UBUNTU: Destellos de una conciencia”.
Montserrath Oteguí, nacida en Capital Federal, comenzó sus estudios en la ciudad de Mar del Plata con la profesora Beatriz Schraiber.
Realizó sus estudios de perfeccionamiento en Buenos Aires, España, Francia, Dinamarca, Suiza, Mónaco, Portugal y Estados Unidos, logrando así, junto al Ballet del Atlántico, realizar numerosas presentaciones como primera bailarina en Capital Federal y en la Provincia de Buenos Aires.
A los 17 años se gradúa, después de haber realizado ya varias competiciones tanto en el ámbito nacional como internacional, que le permitieron a lo largo de su carrera obtener variadas distinciones. Entre las mismas podríamos mencionar:

• En 1996 recibe el “Premio Juventud Delfor de la Fuente” -Área Artística- que le es otorgado por el Rotary Club Mar del Plata, destacándola con una mención de honor.
• En 1998 recibe el primer premio en el concurso internacional de Biarritz (Francia).
• Integra posteriormente la compañía de Iñaki Urlezaga donde desarrolla diversos roles realizando una gira por el interior del país.
• En 1999 recibe el premio “Estrella de Mar” como artista revelación.
• Emtur- Mar del Plata la distingue como “Embajadora turística de mérito”. Asimismo el Ente de Cultura decide avalar toda su trayectoria.

El Consejo Argentino de la Danza –UNESCO- declara a Montserrath Oteguí “bailarina ejemplar para el arte de las danzas y de gran nivel intelectual”.
En el año 2006 funda su propia compañía profesional y de danza, la cual se encuentra actualmente produciendo y dirigiendo.
Algunas obras de la Compañía de Danza Montserrath Oteguí se han hecho acreedoras de los siguientes reconocimientos:

• Premio Estrella de Mar 2010 a la mejor obra de Danza Marplatense “Almica”.
• Premio Estrella de Mar 2012 por su ballet “Alas: eres cielo, tierra y agua” en la categoría mejor espectáculo de danza marplatense.
• Premio Estrella de Mar 2013 por su ballet “Maia”, en la categoría mejor espectáculo de danza marplatense y nominada a nivel nacional como mejor coreógrafa.
• Nominación al Premio Estrella de Mar 2014 por su obra “Kabbaláh ensayos para una búsqueda”.

La prestigiosa bailarina se acercará a la despedida final de su elogiado espectáculo “UBUNTU”, el que conjuga danza, teatro, poesía y música en vivo, donde se propone el arte como disparador y promotor de pensamiento. Basada en el concepto africano “somos a través de la humanidad del otro”, la obra es una invitación a mirar dentro de sí para reflexionar acerca de la lealtad, la libertad, el ego, el bien y la belleza.
En esta oportunidad Montserrath Oteguí está acompañada por la reconocida actriz marplatense Sandra Maddonni y un sólido cuerpo de baile. La obra desborda de magia, poesía y belleza.