Martes 29 de Septiembre de 2015

Se realizó una Jornada de Trabajo sobre la Ley Nacional de Agricultura Familiar

Convocada por el Honorable Concejo Deliberante del Partido de General Pueyrredon a partir de una iniciativa del bloque del Frente para la Victoria (FpV), se llevó a cabo hoy una Jornada de Trabajo sobre la Ley Nacional de Agricultura Familiar N° 27.118, denominada "Ley de Reparación Histórica de la Agricultura Familiar".
Con las presencias de los concejales Verónica Beresiarte (FpV) –impulsora de la declaración “de interés” de esta jornada, Resolución Nº 3861-, Marcos Gutiérrez y Fernando Maraude (FpV) y Alejandra Urdampilleta (AM), el encuentro contó con gran cantidad de agricultores inscriptos para participar como oyentes y exponer sus inquietudes, visiones del tema y problemáticas.
En tanto, en representación del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, estuvo presente el subsecretario de Fortalecimiento Institucional de la Secretaría Agricultura Familiar, Ramiro Fresneda.
Durante la presentación, la concejal Beresiarte afirmó: “Más allá de la lógica y la dinámica propia, vamos a analizar cómo logramos un empoderamiento del sector sobre esta normativa. Éste tiene que ser el eje, donde poner el esfuerzo: lograr la organización y que se plasme una forma o metodología de construcción de poder popular”.
Por su parte, Fresneda consignó: “Buenos días a todos y a todas. Muchas gracias por venir a este espacio de debate y discusión. Estamos viajando por todo el país, explicando qué es esta ley. Se trata de la construcción de una nueva ruralidad en Argentina, una reparación de años de olvido de una mayoría silenciosa en el interior profundo de la patria. La fortaleza de esta ley es que ha sido trabajada de abajo hacia arriba. Se plantea un abanico bien amplio, para cambiar el paradigma de los 200 años de construcción de ruralidad en Argentina, que siempre había puesto al mercado por encima de la necesidad de la gente, cimentada en la lógica de la Pampa Húmeda, del centralismo porteño, de un solo “Campo”. Ahora se apunta a construir políticas públicas diferentes, para un sector diferenciado, fuera de la lógica liberal. Se viene a reparar a los olvidados de la tierra, que nunca fueron considerados sujetos de derecho o sujetos políticos por los estados neoliberales, las dictaduras cívico-militares o el Consenso de Washington. En este marco, la ley es un punto de partida, aunque desde 2003 hubo varias normativas impulsadas para cambiar la asimetría de los sectores del poder económicamente concentrado”.
En su óptica, para construir un modelo agropecuario sustentable, “debemos repoblar nuestro campo, que se vuelva a llenar de pueblo, que viva y produzca ahí, primero para autoconsumo, luego para comercializar el excedente. Esta ley construye un punto de partida, para superar las asimetrías ampliando derechos, que incluya a todos. Y con la participación decisiva del Estado nacional y de los estados provinciales y municipales, además del sector organizado del pueblo”.
Fresneda también manifestó: “Cuando hablamos de agricultura familiar en Argentina en todas sus dimensiones, estamos hablando del 66 por ciento del productor en Argentina que es agricultor familiar, que genera el 20 por ciento del producto bruto agropecuario y el 54 del empleo y genera el dinamismo de las economías regionales”.
El secretario de Agricultura Familiar, Emilio Pérsico afirmó que "esta ley fue discutida, pensada y armada por las organizaciones de la agricultura familiar, es a ellas a quienes hay que agradecerles porque la paz social se construye con tierra para producir, con trabajo para la gente y con un techo donde vivir".
Dicha ley, aprobada en el Congreso Nacional en diciembre de 2014 (Año Internacional de la Agricultura Familiar), declara de interés público y promueve el desarrollo humano integral de pequeños productores, pescadores artesanales y comunidades campesinas e indígenas de la República Argentina.