Miércoles 5 de Agosto de 2015

Las Defensorías del Pueblo local y de la Provincia realizaron una Jornada de análisis sobre bullying

La Defensoría del Pueblo de General Pueyrredon llevó a cabo esta mañana una Jornada de análisis sobre bullying en las escuelas. El encuentro, desarrollado en el recinto de sesiones del Honorable Concejo Deliberante, también contó con el aporte organizativo de la Defensoría del Pueblo de la Provincia y con las presencias de funcionarios, docentes y alumnos invitados.
Asistieron al mencionado encuentro los tres defensores del Pueblo de General Pueyrredon: Walter Alejandro Rodríguez, Fernando Cuesta y Fernando Rizzi; el defensor del Pueblo de la Provincia, Marcelo Honores; el concejal Mario Rodríguez; la secretaria de Educación, Mónica Rodríguez Sammartino; y la consejera escolar, Claudia Píccolo; entre otros funcionarios.
También estuvieron alumnos de las Escuelas Nº 63 y 53, del Colegio Atlántico del Sur (CADS), del Instituto San Nicolás de los Arroyos y del Instituto Julio Cortázar.
En primer término, Rizzi dio la bienvenida a los presentes: “Buenos días, estamos complacidos y hasta sorprendidos de la convocatoria. Vimos que ha generado expectativa e interés, seguramente por la temática, que es seria, profunda y compleja. Para algunos se resuelve con decisiones inconsultas y aisladas; para otros, mediante la construcción de redes y entramados de acuerdos y concertaciones. Acaba de salir una ley en la Provincia creando unidades de resolución de conflictos en establecimientos educativos. También hay defensorías del pueblo en todo el país que establece el sistema de mediación, consenso y acuerdo como la única forma definitiva de solucionar controversias. Nosotros tenemos que aportar una visión de paz, de autocomposición del conflicto. Todos tenemos una responsabilidad en este tema y ojalá podamos tender gestos de entendimiento y solución. Y hay que prestar atención a la tecnología, que genera facilidades de comunicación, pero que lamentablemente también puede utilizarse como medio de hostigamiento y violencia. No hay trabajo posible que no sea en red, que no contemple la optimización de aportes para evitar el desgaste del esfuerzo individual”.
Por su parte, Honores reflexionó: “Quería transmitirles que la Defensoría de Pueblo de la provincia de Buenos Aires, una institución de garantía de derechos, ha tenido desde su inicio hace cinco años una especial preocupación y un fundamental compromiso por los derechos de los niños, niñas y adolescentes, por mandato constitucional y por la Convención Internacional. Por eso, la Defensoría ha tomado un rol protagónico en la atención y resolución del acoso u hostigamiento escolar, que afecta a muchos niños, niñas y adolescentes. Por eso, desde hace dos años hemos trabajado en la constitución de un equipo interdisciplinario. Hemos intervenido en más de 20 instituciones de la Provincia hasta ahora, procurando respuestas a la problemática con el acompañamiento de la Justicia y de las defensorías locales. Tenemos el deber de advertir y prevenir hechos antes que sean graves. No se trata meramente de castigar, vigilar y expulsar, sino de tender lazos de inclusión y de respeto. El conflicto debe poder ser trabajado por los compañeros, docentes, padres y comunidad en general atendiendo a la mirada de los chicos”.
Luego, Rodríguez Sammartino aportó: “Buenos días a todos, bienvenida a todos en nombre de la Secretaría de Educación y del intendente Gustavo Pulti. Hay equipos de seguimiento que incluye no sólo al niño o joven sino al núcleo familiar y al barrio. El acoso en la escuela tiene un interior, que es conocer a los otros y aceptar lo diverso y lo diferente; y un exterior, lo no escolar, que implica con lo que sucede todos los días, que va más allá de lo filosófico, que es entender lo que hacemos. Tenemos que trabajar todos juntos para enfrentar el desafío y brindar soluciones.
Durante el encuentro, posterior a las palabras de bienvenida y disertaciones, fue proyectado un video institucional de la Defensoría del Pueblo de la Provincia sobre un caso de bullying en La Plata, que sirvió de disparador para una serie de intercambios entre autoridades y alumnos, quienes expusieron situaciones cotidianas que viven a diario en el ámbito escolar, denominado “Falta de amor”.