Viernes 26 de Junio de 2015

El HCD reconoció la labor comunitaria de la Asociación Civil Hospice

El Honorable Concejo Deliberante del Partido de General Pueyrredon entregó hoy la distinción al “Compromiso Social” a la Asociación Civil Hospice Mar del Plata “por su constante e incansable labor en un área tan crítica y sensible como son los cuidados paliativos, apuntando fundamentalmente a personas de bajos recursos”.
El acto se realizó en el recinto de sesiones, presidido por la concejal Alejandra Urdampilleta (AM), autora de la iniciativa, y con las presencias de miembros de la entidad, entre ellos Natalia González Otharán y Alejandro Alassia.
En primer término, fue proyectado el video institucional “Historias de Abuelas. La identidad no se impone”, realizado por personal del Teatro Auditorium-Centro Provincial de las Artes. Luego, Urdampilleta dio la bienvenida a los presentes: “Buenos días a todos. Muchas gracias por acompañarnos en este día. Queríamos hacer este reconocimiento porque nos pareció que lo que hacen ustedes es algo muy bueno y difícil. No queríamos que esto pasara desapercibido, ayudando a personas en estado terminal. Quiero agradecerles porque esta tarea no la hace cualquiera; requiere compromiso social y solvencia profesional para hacerlo de la manera más responsable posible. Los felicitamos y nos ponemos a disposición para lo que necesiten”.
González Otharán agradeció el gesto: “Muchísimas gracias, de verdad, porque este reconocimiento hace visible un trabajo invisible de hace más de cuatro años. Es un trabajo en equipo, donde cada rol es importante. La palabra “Hospice” tiene origen en el término “Hospitalidad”. Nuestros “huéspedes” tienen enfermedades terminales y carencias sociales, económicas y afectivas, que los colocan en un lugar muy vulnerable. La medicina paliativa entra en este contexto, mejorando la calidad e incluso la expectativa de vida de las personas. Nosotros apuntamos a hacer bien el bien”.
En tanto, el Dr. Alassia consignó: “Nosotros también somos personas comunes interviniendo en situaciones extraordinarias de otras personas. El reconocimiento es una caricia social, que nos hace ver cómo estamos actuando”.

Fundamentos

El presente tiene por objeto reconocer a la Asociación Civil Hospice Mar del Plata, organización sin fines de lucro que se ocupa de brindar atención médica y acompañamiento a personas que padecen una enfermedad incurable y que transitan la etapa última de la vida y a su vez brinda contención a su núcleo familiar, desde una mirada holística donde participan personal voluntario profesional y no profesional. La labor desarrollada por esta asociación se enmarca fundamentalmente en lo que se denomina tratamiento paliativo que constituye un modelo asistencial que mejora la calidad de vida de los pacientes terminales y sus familias, mediante el alivio del sufrimiento. Los servicios de Hospice se ofrecen de manera gratuita, contando con el apoyo y la solidaridad de la comunidad para su funcionamiento. Se intenta ayudar al paciente y la familia, priorizando a las familias de bajos recursos, buscando minimizar el sufrimiento evitable, estando, escuchando y cuidando.
Hospice desarrolla un trabajo social clave para la mejora de la calidad de vida de los enfermos y familiares de bajos recursos provenientes de los distintos barrios de nuestra ciudad. Garantizando fundamentalmente que la inclusión y el acceso de las personas que aun no tienen cobertura médica sea una materialización cada vez más sólida y universal.
Funciona como Asociación Civil desde el año 2011. En sus inicios comenzaron a trabajar con un equipo de cinco personas, a las que se sumaron profesionales involucrados en la gestión de la ONG y voluntarios que colaboran desde distintos ámbitos.
Sus actividades se inician paulatinamente desde el año 2012 articulando programas de cuidados y de pacientes en sus domicilios y acompañamiento a los familiares de los mismos.
Posteriormente, ampliaron su actividad, dando inicio a ciclos de charlas informativas con el objetivo de difundir el proyecto e informar a la ciudadanía (para la cual han contado con el apoyo de las Universidades FASTA y CAECE), cursos gratuitos de formación de voluntariado (avalado por el Consejo de Cuidados Paliativos de la Sociedad Argentina de Medicina) y eventos destinados a recaudar fondos para el funcionamiento de la Asociación. Asimismo ha participado con organización de eventos y congresos como el VIII Congreso Nacional de Cuidados Paliativos de la AAMyCP
El Hospice es una filosofía de cuidado y a su vez el lugar donde se desarrolla. Centra su atención en los síntomas físicos y emocionales del paciente y sus familias más que en la enfermedad terminal. El objetivo principal es promover una vida alerta, digna y sin dolor por medio de un sistema que es respetuoso con las necesidades individuales.
Los requerimientos de las personas en esta situación son multidimensionales y requieren el apoyo de diferentes disciplinas que deben compartir una mirada integral (física, psicológica, social y espiritual) de cuidado. Por lo tanto son necesarias diversas habilidades de los médicos, enfermeros, kinesiólogos, trabajadores sociales, auxiliares, consejeros espirituales, sacerdotes y voluntarios especialmente preparados.
El Hospice también apoya a los cuidadores familiares acompañando, guiando y haciéndolos parte de los cuidados del paciente. Se considera la atención al duelo de máxima importancia para los que quedan y sufren por la pérdida de un ser querido.
El equipo está integrado por personas que se conocieron en distintas circunstancias, tanto en el ámbito laboral como privado, habiendo pasado por las más variadas experiencias personales, que de una forma u otra llevaron a este encuentro. La voluntad de ayudar a todo aquel que está atravesando la última etapa de su vida, aliviar el dolor y el sufrimiento, acompañar respetando la integridad y dignidad del paciente, dar consuelo a la familia en duelo son las intenciones que este grupo de personas tienen en común.
Tomando como principales fuentes de inspiración la obra de San Lucas Médico, de la Madre Teresa de Calcuta y los cuidados paliativos y compasivos de Dame Cicely Saunders, así como el invaluable aporte de la Dra. Elisabeth Kübler-Ross se organizaron formalmente para poder establecer el primer Hospice acá en la cuidad de Mar del Plata y llevar este concepto y servicio a nuestra comunidad.

Objetivos Generales

- Escuchar al paciente y aliviar su sufrimiento a través del control de los síntomas físicos, psicológicos, espirituales y sociales con especial atención en el tratamiento del dolor.
- Potenciar la máxima autonomía posible del paciente tanto a nivel funcional como en la toma de decisiones.
- Mejorar la calidad de vida y brindar confort según las necesidades y deseos de los pacientes mediante los cuidados compasivos
- Garantizar la atención y el acompañamiento de la familia
- Brindar soporte emocional, social y espiritual
- Establecer un vínculo de comunicación eficaz
- Brindar formación a voluntarios y familiares en estos cuidados

Objetivos del Hospice

- Transmitir los valores que inspiran y movilizan al equipo Hospice como común denominador de su labor.
- Proveer entrenamiento y conocimientos generales y específicos de cada área.
- Apoyar, contener y guiar al voluntario para que éste pueda dar el mejor cuidado y soporte emocional a pacientes y sus familias, siempre acompañado por el equipo interdisciplinario.
- Mantener la motivación en tiempos difíciles.
- Generar un clima de constante crecimiento espiritual.
- Formar un equipo sólido y fomentar la creatividad y la iniciativa grupal para mejorar su trabajo y servicio.
- Contribuir al desarrollo y crecimiento de los Cuidados Paliativos Compasivos en Argentina. Promover la integración y sensibilización de jóvenes estudiantes y profesionales de la Salud a través de trabajo en conjunto con instituciones académicas.
Crear una red de asistencia socio-sanitaria para mejorar el cuidado de personas en el final de la vida.

Los objetivos del voluntario

- Dar a partir de la necesidad del enfermo, aprendiendo a poner la propia voluntad al servicio del paciente y no actuar por simple impulso, teniendo en cuenta que lo que hace bien a uno, no siempre es beneficioso para otro.
- Sentir la satisfacción de haber ayudado al prójimo, y encontrar en ella riqueza espiritual y motivación para seguir dando.
- Dedicarse a su tarea con devoción y responsabilidad y aportar al buen funcionamiento del hospice en todos sus aspectos.
- Cuidar activamente del paciente y adaptarse a los cambios, respondiendo siempre a las necesidades individuales de cada uno y sus familias.
- Apoyar al cuerpo médico, saber comunicar y mantener la objetividad.
- Crear un ambiente de paz y tranquilidad en torno al paciente y su familia, ya sea en su hogar o en el hospice.
- Trabajar en equipo.
- Apoyar a nuevos integrantes voluntarios.

¿Qué son los Cuidados Paliativos? Generalidades

Según la definición de la Organización Mundial de la Salud, el tratamiento paliativo es un modelo asistencial que mejora la calidad de vida de los pacientes y de sus familias que se enfrenta a los problemas asociados con enfermedades amenazantes para la vida, a través de la prevención y el alivio del sufrimiento por medio de la identificación temprana y correcta evaluación y tratamiento del dolor y otros problemas, físicos, psicosociales y espirituales.
Cuando una persona se enfrenta a una enfermedad incurable, progresiva, amenazante para la vida y los tratamientos ofrecen resultados satisfactorios limitados y generan una carga excesiva de disconfort, los cuidados paliativos buscan aliviar el sufrimiento y disminuir el impacto negativo de la enfermedad y los tratamientos agresivos. Son brindados a través de un equipo multiprofesional interdisciplinario y mediante personal voluntario. Dan una respuesta a su dolencia acompañando, cuidando con humanidad, amor, respeto y solidaridad.
Los cuidados paliativos se realizan a través de una buena comunicación, control adecuado del dolor y otros síntomas físicos, identificación y alivio del sufrimiento, apoyo a la familia antes del fallecimiento y durante el proceso de duelo.

Cuidados paliativos en Argentina

En 1985, en Buenos Aires comienza el primer programa de cuidados paliativos, impulsado por la Fundación Prager-Bild, cuya presidente honoraria fue Dame Cicely Saunders.
En septiembre de 1986 se realizó en la Academia Nacional de Medicina en Buenos Aires la Primera Conferencia Internacional sobre Hospice y Cuidados Paliativos.
Marzo de 1985: siguiendo las normas de la OMS, se crea el Programa Argentino de Medicina Paliativa, dirigido por el Dr. Roberto Wenk, siendo la docencia y los cuidados paliativos domiciliarios sus bases fundamentales. Este programa demostró en nuestro país la posibilidad de atender pacientes con enfermedad terminal en domicilio. La mayoría de éstos, eran carentes de cobertura social, y con un nivel socioeconómico bajo.
1990: se realiza en San Nicolás el Primer Curso Internacional de Control de Dolor y Medicina Paliativa contando con la presencia del Dr. Charles Cleeland de EEUU y del Dr. Eduardo Bruera.
1994: Fundación de la Asociación Argentina de Medicina y Cuidados Paliativos (AAMyCP) con el objetivo principal de reunir a todas las personas que trabajan en Cuidados Paliativos con los principios de la Organización Mundial de la Salud (OMS).
2002: Fundación del primer hospice en Argentina, Hospice San Camilo, Olivos, Buenos Aires y la Fundación Manos Abiertas en Córdoba.
2004: Fundación del Hospice Madre Teresa de Luján, Buenos Aires, con especialidad en cuidado domiciliario.
2006: se sientan las bases del Movimiento Hospice Argentina (MHA), cuyo objetivo es promover este modelo compasivo y competente de cuidado, al final de la vida.
2007: Fundación del Hospice Buen Samaritano en Pilar, Buenos Aires.