Viernes 24 de Abril de 2015

La comunidad Armenia conmemoró el centenario del genocidio perpetrado por el Imperio Otomano

El intendente de General Pueyrredon, Gustavo Pulti, elevó al HCD un proyecto para la construcción de un memorial frente al museo MAR que evoque la tragedia vivida por el pueblo armenio a partir de 1915. “Hay que mantener la memoria activa para que esos hechos atroces no vuelvan a ocurrir”, señaló el Presidente del Cuerpo Deliberativo, Ariel Ciano.

Con la presencia de alumnos de diversos establecimientos escolares públicos y privados, funcionarios municipales, concejales, invitados especiales de las Fuerzas Armadas y otros organismos estatales, la comunidad Armenia conmemoró hoy una fecha dolorosa por el recuerdo que proyecta: el centenario del primer genocidio del siglo XX, el que padeció en carne propia un pueblo entero, que sufrió una mutilación horrorosa por la cantidad de víctimas que pagó: alrededor de 1.500.000 asesinados por el Imperio Otomano.
El acto oficial, al que concurrió el intendente Gustavo Pulti y parte de su gabinete, se realizó en el recinto, presidido por el Presidente del HCD, Ariel Ciano, y por el titular de la Asociación de Residentes Armenios, Avedis Sahakian.
También estuvieron el director general de Promoción y Protección de los Derechos Humanos, José Luis Zerillo; el director de Asuntos de la Comunidad, Marcelo Fernández; el secretario de Cultura, Leandro Laserna; la directora de Educación, Mónica Rodríguez Sammartino; el secretario de Gobierno, Pablo García; el secretario del HCD, Diego Monti; los concejales Claudia Rodríguez, Javier Woollands, Alejandro Ferro, Héctor Rosso, Fernando Gauna y Alejandra Urdampilleta (AM), Carlos Fernando Arroyo (AA); Maximiliano Abad, Vilma Baragiola, Cristina Coria y Mario Rodríguez (UCR); y Lucas Fiorini (FR) e invitados especiales, entre los que estuvieron los defensores del Pueblo Fernando Cuesta, Fernando Rizzi y Walter Alejandro Rodríguez.
También asistieron alumnos de la Escuela Secundaria Municipal Nº 206, Escuela ESB Nº 205, Mar del Plata Day School, Instituto Peralta Ramos y de la Escuela Nº 204.
En primer término fueron proyectados dos videos institucionales: el de “Historias de Abuelas. La identidad no se impone”, realizado por personal del Teatro Auditorium-Centro Provincial de las Artes; y otro sobre la historia del genocidio armenio, con imágenes desgarradoras sobre las víctimas y sus padecimientos morales, físicos y mentales.
Luego, Ciano dio la bienvenida a los presentes: “Buenos días, bienvenidos a este recinto, señor Intendente Municipal, Avedis y la comunidad Armenia y los chicos de los colegios. Vimos la fuerza de lo audiovisual para contar lo que pasó en el anterior siglo, pero también el refuerzo de la palabra para expresar lo que pasó con miles de personas comunes que no pudieron volver a su casa porque el ser humano tiene la capacidad de hacer estas atrocidades. También quiero remarcar la importancia de recordar porque aquellos pueblos que no recuerdan lo que les sucedió pueden volver a cometer errores que en este caso es una tragedia”.
Ciano añadió: “Es importante recordar el genocidio armenio porque sólo 25 países lo reconocen; es decir, la comunidad internacional aún no se hace cargo. E incluso en Turquía hablar de ello es delito. Recuerdo que hace ocho años fue asesinado en una conspiración nunca resuelta un periodista, Hrant Dink. Hay que darles real dimensión a estos hechos para que no sucedan nunca más. Hitler se animó a hacer lo que hizo porque observó que nada ocurrió tras el genocidio armenio. Es importante que defendamos los derechos de las minorías, de los que tienen menos posibilidades de hacer oír su voz. Qué importante la valentía del Papa Francisco de llamar genocidio a este aberrante hecho. Ojalá tengamos un mundo más fraterno y con menos inequidades”.
Luego, Rosso –autor de la iniciativa que derivó en esta recordación anual, señaló: “Es importante respetar la trascendencia de esta conmemoración para evocar en su real dimensión qué fue lo que pasó hace 100 años. Nunca se imaginó la Humanidad que el siglo XX iba a traer el progreso de la mano de acontecimientos de esta magnitud. Fue el peor siglo con dos guerras mundiales, genocidios, la aplicación de bombardeos con energía nuclear sobre poblaciones enteras. El positivismo del progreso indefinido también trajo matanzas por motivos religiosos y raciales”.
Rosso añadió: “Desde el año pasado se enseña sobre genocidio armenio en la carrera docente. Este tipo de iniciativas son las que podemos hacer para no olvidar y que no vuelvan a ocurrir estos hechos”.
Más adelante, la docente del curso sobre genocidio armenio, María Ochipinti, señalo: “Por qué estudiamos este suceso?, porque podemos prevenir que vuelva a ocurrir y todos tenemos algo por hacer en ese sentido. Por ejemplo, ahora intentando lograr que Turquía lo reconozca y sepamos un hecho desde la verdad y no a través de una versión oficial que, encima, oculta y tergiversa una realidad dolorosa. Así evitaremos que vuelva a suceder”. La docente agregó: “Turquía está intentando desde 1923 ocultar y borrar todo vestigio de lo ocurrido. Pero eso no puede ocurrir a pesar que los próceres de la actual Turquía tienen responsabilidad en lo ocurrido. Basado en la mentira se vuelven a cometer los mismos errores, acciones vergonzosas. Tenemos que preguntarnos no quién nos gobierna sino qué valores nos gobiernan”.
A su turno, el intendente Pulti expresó: “Aquí hemos estado recordando los 24 de Marzo de cada año, después de lo de la Embajada de Israel, de las Torres Gemelas y varios acontecimientos históricos, algunos positivos. También por hechos que conllevan el sabor amargo de la criminalidad y la brutalidad, que hacen que estemos en el lugar que estemos nos sintamos responsables por ellos. Siempre hay un lugar de confort posible en responsabilizar al otro de lo hechos atroces; es una de las maneras de la complicidad, porque en definitiva el ser humano contempla en su propia constitución la posibilidad de la barbarie, la brutalidad, la humillación y la persecución. Hay muchos cómplices por omisión”.
El intendente de General Pueyrredon añadió: “Hubo una intención de provocar una higiene en el territorio, limpiar al otro, 1.500.000 de víctimas arrancadas de raíz. Quienes eligieron el camino de humillar y matar, mataron miles de personas. Eso pasó con el genocidio armenio. No nos fijemos en la grosería del número: si fueron 6 millones de judíos, un millón y medio de armenios o 30.000 argentinos. Una vida es una vida. Pienso que el manzano va a florecer y refiere a lo que tenemos de posible nosotros para lidiar con la inclinación del ser humano a matar. Es la conciencia y la construcción colectiva del amor, del respeto a la diversidad. Hoy, acá, estamos construyendo una memoria colectiva. Tenemos el deber de la construcción de la conciencia, porque el ser humano también es capaz de esto. Los seres no son sólo de bronce. También hay muchos en esta época. Y combaten contra los desvalores que nos llevan a retroceder. Lo de los armenios es un dolor que nos enseña, que nos pone de pie, que nos tiene que confraternizar. Agradezco a la colectividad Armenia por su compromiso y a quienes sienten el compromiso de construir una conciencia contra el dolor y la humillación”.
Finalmente, Sahakian, en nombre de la comunidad Armenia agradeció el anuncio del jefe comunal, que elevó un proyecto de ordenanza para construir un memorial sobre este genocidio frente al Museo MAR. “La recordación del genocidio es una situación dolorosa. Estamos en un país que cobijó a nuestros abuelos hace ya 90 años, que les permitió desarrollarse y les dio educación y salud. Llegar a este reconocimiento fue difícil, pero siempre estuvimos acompañados. El legado que podemos dar es recordar permanentemente este hecho para que no vuelva a suceder”.
Vale recordar que el viernes 24 de Abril fue establecido para la conmemoración del "Día de Acción por la Tolerancia y el Respeto entre los Pueblos" en recordación del "Genocidio Armenio", por Ordenanza Municipal Nº 17984. Refleja lo acontecido
Vale recordar que de acuerdo a la normativa quedó establecido que el 24 de abril por el Imperio Otomano entre 1915 y 1923.