Miércoles 25 de Febrero de 2015

Con menciones a sus hazañas militares y su grandeza personal, se conmemoró el 237º natalicio del General San Martín

Referencias a sus hazañas militares y menciones a su grandeza personal, su inteligencia política y su altruismo social adornaron hoy el acto conmemorativo del 237º natalicio del General Don José de San Martín, que tuvo lugar en el recinto de sesiones del Honorable Concejo Deliberante de General Pueyrredon.
Encabezado por sus impulsores, los concejales Guillermo Sáenz Saralegui y Carlos Fernando Arroyo (AA), el acto contó también con las presencias de los concejales Vilma Baragiola, Cristina Coria y Mario Rodríguez (UCR) y Alejandro Ferro y Ariel Ciano (AM), además de representantes de agrupaciones tradicionalistas y folklóricas e invitados especiales.
Se hizo presente, asimismo, la Banda de la Agrupación GADA 601, dirigida por el Suboficial Mayor José Luis Illescas, interpretando el Himno Nacional Argentino y el Himno a San Martín. Estuvieron también representantes del Centro de Oficiales Retirados de la provincia de Buenos Aires; del Instituto Belgraniano y la cantora surera Marisa Sáenz, que cantó una canción en homenaje al Libertador.
Luego del Himno Nacional fue proyectado el video institucional “Historias de Abuelas. La identidad no se impone”, realizado por personal del Teatro Auditorium-Centro Provincial de las Artes. Y a continuación, Arroyo brindó un breve discurso haciendo referencia a la figura de San Martín: “Creo que el homenaje más grande que podemos hacerle al Padre de la Patria es pensar, reflexionar detalles de su vida relacionados con el presente. La primera reflexión que me asaltó siempre es que los argentinos somos de conmemorar la muerte de nuestros próceres, cuando debiéramos celebrar su nacimiento. Y pienso en lo poco que sabemos los argentinos de su historia. Yo enseñé durante 30 años y la conozco. Eso debiera hacernos reflexionar”. Y añadió: “Pocos saben que San Martín fue infante de marina durante 13 meses, o que fue prisionero de los ingleses, o los entretelones del encuentro en Guayaquil con Bolívar. Allí, al recibir una oferta de apoyo de 1.700 hombres, que él sabía que iba a ser insuficiente, declinó seguir al mano del Ejército Libertador y se retiró. Sabía que en su estrategia de guerra de guerrillas, iba a necesitar muchos años de lucha para triunfar, con el riesgo de sumir a la región en la pobreza, el hambre y la destrucción. En cambio, tenía en claro que Bolívar, con más recursos y respaldo, iba a triunfar más rápido”.
Y, evocando las virtudes personales del Libertador, manifestó: “Reconocido por Chile, recibió una donación que destinó a la construcción de la Biblioteca Nacional. Eso era San Martín. Por eso, quiero que lo piensen. Gracias”.
También hubo espacio para las danzas tradicionalistas. Cuatro jóvenes de una agrupación folklórica bailaron “La mariquita” y “Gato correntino”.
En el último segmento, los presentes dejaron el recinto de sesiones y se dirigieron a la planta baja del Palacio Municipal, para colocar una ofrenda floral en el busto del General Don José de San Martín, que está emplazado en el hall central.