Viernes 29 de Agosto de 2014

Se entregó la distinción “al Compromiso Social” al Centro de Ex Soldados Combatientes en Malvinas

El Honorable Concejo Deliberante del Partido de General Pueyrredon otorgó la distinción al “Compromiso Social” al Centro de Ex Soldados Combatientes en Malvinas de Mar del Plata “por su esfuerzo, solidaridad y compromiso en la mejora de la calidad de vida de aquellos que participaron en la Guerra del Atlántico Sur”.


La entrega de la copia de esta resolución se llevó a cabo en la sede del Centro, con las presencias de la Presidente del Cuerpo Deliberativo local, Vilma Baragiola; el Intendente de General Pueyrredon, Gustavo Pulti; los concejales Cristina Coria y Eduardo Abud (UCR), Pablo Vladimir Retamoza y Marcos Gutiérrez (FpV); y Ariel Ciano (AM).


Baragiola hizo entrega del reconocimiento y manifestó: “Gracias, venimos en representación de todos los bloques del Concejo Deliberante. Queremos agradecer a todos los que conforman este centro. Hemos traído este decreto, reconociendo el “Compromiso social” de ustedes y de quienes lamentablemente han quedado en las islas. Gracias por el trabajo de estos 30 años y por ser una institución insigne en la República Argentina”.



Considerandos del reconocimiento



Entre los ex soldados combatientes que participaron en las acciones bélicas desarrolladas entre el 2 de abril y el 14 de junio de 1982 en el denominado Conflicto del Atlántico Sur - Guerra por la recuperación de nuestras Islas Malvinas, Georgias y Sándwich del Sur - hay residentes y nativos del Partido de General Pueyrredon.


Los conscriptos que participaron llevaron la peor parte como protagonistas de esta contienda, que sin ser profesionales de la guerra entregaron todo de sí, hasta su propia vida, muchos de ellos habitantes del Partido de General Pueyrredon.


No sólo padecieron los horrores de la guerra, los que sobrevivieron se enfrentaron a la indiferencia del Estado en la post – guerra, solos y olvidados a su suerte. Hoy son orgullo de esta ciudad. Dieron forma a una Institución comprometida con la ciudad como el Centro de Ex Soldados Combatientes (próximo a cumplir 30 años de su oficialización) referente hacia el país de cómo situaciones límites se pueden transformar en hechos positivos. Hoy y como muestra de ello existe además de la sede que los nuclea, una Cooperativa de Taxis, una Fundación y un Programa de Contención para los ex-combatientes que en la actualidad también trabaja con víctimas del delito y tránsito, aprovechando la experiencia de éstos en el Síndrome de Estrés post-traumático.


En sintonía con los valores ponderados, la Ordenanza 19.718que instituye la distinción al “Compromiso Social” como “…el reconocimiento oficial a personas físicas o jurídicas sin fines de lucro, destacadas por su solidaridad y compromiso en la mejora de la calidad de vida de las personas y en el logro de una sociedad más justa e igualitaria”, es el marco para expresar nuestra admiración.


Por lo expuesto, la ciudadanía a través de este Cuerpo Legislativo tiene la necesidad de agradecer y reconocer al Centro de Ex Soldados de Combatientes de Malvinas de Mar del Plata, a los que resistieron y a los que cayeron en cumplimiento de su deber y en post-guerra.



Palabras de balance



Gustavo Schroeder, titular del Centro, expresó: “Me siento muy contento, como mis compañeros, porque nos encontramos con gente conocida, muy cercana a soldados ex combatientes, a la institución, en todos estos años. Es un sentimiento muy agradable, este centro trata de ser siempre convocante para quienes comparten el sentimiento por Malvinas en estos 30 años, desde la fundación el 29 de Julio de 1984”.


Luego, agregó: “Casi un año después de la guerra habían surgido inquietudes entre nosotros, al volver a nuestros hogares, esa preocupación de ver cierto grado de indiferencia en coincidencia con una nueva etapa del país, la democrática, llegó un grupo de ex soldados combatientes empujando por otras instituciones emblemáticas, como la Asociación Italiana de Ex Combatientes de Mar del Plata, que nos sugirieron que el pueblo debía reconocer y ayudar a quienes habían hecho un sacrificio grande. Se plegaron papás de compañeros caídos, además de apoyo incondicional de nuestras familias que a nuestros 18 años fueron fundamentales, aguantándonos. No era fácil”.


Evocando los comienzos, consignó: “La tradicional esquina de avenida Colón e Italia, durante casi 10 años, fue nuestro lugar. Ahí empezamos a desarrollar nuestra tarea, los objetivos que nos propusimos, a través de un camino que no conocíamos, resolver problemas cuyos antecedentes no existían, no teníamos marco de referencia -porque no pertenecíamos a las Fuerzas Armadas ni a ninguna otra institución- para saber cómo manejarnos. Nuestro principal motor es evocar la memoria de nuestros compañeros caídos. Siempre hemos bregado por la paz, por el desarme, por los derechos humanos y los derechos de nuestros compañeros. La guerra no era la mejor opción. Estos 30 años nos encuentran pujantes y vigentes, con ganas de seguir trabajando. Queremos que esta memoria se perpetúe, que no decaiga. Y queremos decir Gracias a todos quienes nos ayudaron en estos años”.