Jueves 22 de Diciembre de 2011

El HIGA fue distinguido por su "compromiso social"

Al cumplirse hoy el 50º aniversario de su fundación, el Hospital Interzonal General de Agudos (HIGA) “Dr. Oscar Alende” recibió ladistinción al “Compromiso Social” por parte del Honorable Concejo Deliberante de General Pueyrredon, que destacó el “trascendente compromiso y desempeño social en el mejoramiento de la salud y calidad de vida de la comunidad local y regional, enaltecida por su inconmensurable calidad institucional y humana”.


El acto se desarrolló en el recinto de sesiones y contó con la presencia de la concejal Verónica Beresiarte -autora de la iniciativa- y de Fernando Maraude (FpV); la directora del nosocomio, Dra. Susana Gómez; e invitados especiales.


Al hacer uso de la palabra, Beresiarte destacó que “el hospital es una institución que se ha metido en el corazón de los marplatenses porque fue un vértice indispensable en momentos de crisis; pero resistió por todos nosotros y por el compromiso y calidad inclaudicables de su personal, que supo trabajar sin los elementos adecuados y en condiciones de precarización. Es un emblema y por eso éste es un reconocimiento de la cotidianeidad, que va más allá de su 50º aniversario. Hoy celebramos la permanencia, la constancia y el compromiso”.


Por su parte, el concejal Maraude también resaltó el papel que cumple el HIGA en la comunidad marplatense y de la zona. “Como factor de la salud pública, es muy importante. Por ello, todos debemos colaborar para que siga brindando servicio, como hasta ahora. Tenemos que generar compromiso en la sociedad, como lo tiene el personal”.


En tanto, Gómez agradeció el reconocimiento del Honorable Concejo Deliberante, admitiendo que este gesto “es emocionante. El Hospital –prosiguió su directora- está metido en la comunidad. Ha vivido buenos y malos momentos y ha logrado identificarse con Mar del Plata y los 16 distritos a los que atiende. Fue consecuencia de una época particular, donde la salud pública fue una política de Estado profunda. Fue, en definitiva, la última concreción de ese gran sanitarista que fue el doctor Ramón Carrillo”.