Jueves 7 de Junio de 2012

Juan Carlos Morales y Mario Trucco analizaron el rol del periodista en la sociedad actual

La observación cercana de los acontecimientos, su descripción detallada y objetiva al público, pero lejos del afán de protagonismo, bases de la tarea que deben realizar los periodistas según describieron -cada uno a su turno- tanto Mario Trucco como Juan Carlos Morales.



El Honorable Concejo Deliberante ofreció hoy un contexto adecuado para analizar, evaluar y hacer consideraciones sobre el rol del periodista en la sociedad actual a partir de las disertaciones que ofrecieron dos emblemas marplatenses de este oficio devenido en profesión: Mario Trucco y Juan Carlos Morales.


El acto estuvo encabezado por el Presidente del Cuerpo Deliberante local, Ariel Ciano, y también concurrieron los concejales Carlos Aiello, Javier Woollands, Héctor Rosso y Gerardo Cirese (AM), Hernán Alcolea (AA), Fernando Maraude (FpV) y Eduardo Abud y Mario Rodríguez (UCR), además de representantes del Sindicato de Prensa de Mar del Plata y varios periodistas de medios radiales, gráficos, de TV e internet.


En principio, al hacer uso de la palabra Ciano dio la bienvenida “a este recinto que, como decimos siempre, es de todos los marplatenses, en este caso para homenajear a los periodistas en su dia. Hoy tenemos a dos de sus más emblemáticos exponentes, Mario Trucco y Juan Carlos Morales, a quienes conozco desde muy chico, cuando ellos ya eran grandes en todo el sentido de la palabra, en su verdadera acepción”.


“Para mí es especial este encuentro porque se trata de una profesión que ha signado mi vida desde chico; es una profesión maravillosa según dijo Gabriel García Márquez, porque les permite vivir a ustedes situaciones extraordinarias y poder contarlas. Hace poco leía un libro de Riszard Kapuscinski donde decía que el periodismo debe ser intencional, contar las cosas en el contexto que suceden y desde la profesión tratar de cambiar la vida de los demás, con honestidad”, añadió Ciano.


En su discurso de bienvenida, agregó: “Los periodistas nos han transmitido las alegrías más importantes y los logros de los equipos gracias a, por ejemplo, los relatos de Juan Carlos Morales y de Mario Trucco, por caso, en los Juegos Olímpicos de Roma. Además, desde la critica sana y constructiva ejercen un control muy importante de los actos de gobierno. Incluso, por mantener sus opiniones y convicciones sufren lo indecible. Hoy, que se evoca el primer diario de Argentina, donde escribieron hombres tales como Mariano Moreno, Juan José Castelli y Manuel Belgrano, hay que reflexionar sobre ello”.


Luego, Trucco inició su disertación, mezclando relatos de algunas de las anécdotas vividas por él desde su muy temprana inserción en el oficio del periodismo con el contexto que le tocó vivir, desde sus muy joven adolescencia, hace ya más de 65 años. En su relato, seguido atentamente por los presentes, entre quienes estuvieron alumnos de Periodismo de las escuelas de TEA y DEPORTEA, nombró a varios referentes marplatenses y nacionales, citó fechas, publicaciones y medios, e hizo un análisis del rol que debe cumplir el periodista en la sociedad actual. “Hay que estar cerca del escenario, ocupar la butaca más cercana a los hechos, para seguir y contar los detalles, lo más cerca del acontecimiento, que implica laboriosidad, responsabilidad y riesgo, pero nunca tener la aspiración de querer subirse. El periodista siempre estará en un segundo plano, ése es su lugar. Aunque lamentablemente, hoy existe afán desmedido de protagonismo”, consignó.


“La ironia desmedida, la mordacidad, no conducen a nada. No puede uno menos que atemorizarse ante el panorama que se vive. La familia periodística debe defender a ultranza el respeto y la cordialidad, más allá de la tendencia a ponerse la camiseta de la empresa en que se está trabajando”, manifestó Trucco.


“Hemos elegido una profesión fantástica, divina, pero dura, muy dura”, afirmó, por su parte, Morales. Y añadió: “Hoy, las realidades son distintas, con otras tecnologías que no teníamos cuando empezamos. Pero se deja de lado la posibilidad de informar. Hay un buen o mal periodismo, lo cambiaron son los métodos. Hay que saber usar internet o el celular. De todos modos, soy un agradecido de la época que me tocó vivir, los procesos que pasé”.


Morales señaló: “Uno, lo que trata es de inculcar la pasión, el sentimiento. Nada se puede lograr si no hay ganas de hacerlo, sino que lo digan mi señora e hijos, que falté a cumpleaños e incluso algún nacimiento. No hay horarios, es como la medicina, hay que tomarlo las 24 horas. Así lo sentíamos. Nos quedábamos hasta las 3 ó 4 de la mañana para ver el diario, si la nota había salido como lo habíamos planificado”. Y razonó: Hay una sola de hacer periodismo, sabiendo donde está la noticia, informándose bien. Un periodista es un contador de lo que ve, no debe sentirse protagonista. Tiene que actuar con credibilidad, honestidad y credulidad. Ser periodista, en definitiva”.