Viernes 9 de Mayo de 2014

La familia Cedrón, que dejó su impronta en diversas ramas del arte, recibió dos distinciones por parte del HCD

Son dos reconocimientos: uno a la trayectoria, para la familia propiamente dicha; y otro, al “Compromiso social”, por el 50º aniversario de la creación del Cuarteto Cedrón. Emotivas palabras del “Tata” Cedrón, que agradeció con una sonrisa el reconocimiento a Mar del Plata


El Honorable Concejo Deliberante llevó a cabo hoy un emotivo acto de reconocimiento a la familia Cedrón “por su destacada trayectoria artística y su aporte a la cultura local y nacional, caracterizada por su gran compromiso social y político expresado a través de las diferentes disciplinas en las que cada uno de los hermanos se destacó”. Al mismo tiempo, entregó el título “Compromiso Social” en el marco del 50º Aniversario de la creación del Cuarteto Cedrón en oportunidad de su visita a Mar del Plata.


Recibió estas distinciones (decretos Nº 129 y 130) Juan Carlos “El Tata” Cedrón en un repleto recinto de sesiones, que aplaudió el momento de la entrega de los reconocimientos y también su intervención, cuando se mostró sorprendido y emocionado por ser agasajado en su ciudad. “Debe haber dos o tres amigos; al resto no lo conozco. Gracias por este hecho inédito, que es la distinción a toda una familia de artistas”, destacó el “Tata”.


El acto fue presidido por la Presidente del Honorable Concejo Deliberante, Vilma Baragiola; también estuvieron los concejales Alejandra Urdampilleta y Javier Woollands (AM), Marcos Gutiérrez, Fernando Maraude y Daniel Rodríguez (FpV), éste último, autor de la iniciativa; y Cristina Coria (UCR), además de familiares, miembros de la comunidad artística local e invitados especiales.


Como es habitual, el acto comenzó con la proyección del video institucional “Historias de Abuelas. La identidad no se impone”, realizado por personal del Teatro Auditorium-Centro Provincial de las Artes. Luego, Baragiola dio la bienvenida al destacar: “Buenos días a todos y todas, quiero agradecerles que estén aquí, acompañando al Tata. Yo soy egresada de la Escuela 22º, caminé mucho las calles del barrio Caisamar. Y me pareció un gusto personal este reconocimiento a los Cedrón, con los que hay algo en común, y siento que es realmente merecido”.


Por su parte, Rodríguez –autor de la iniciativa de reconocimiento- manifestó: “El marco que nos rodea, el protagonismo de todos los presentes, demuestra un profundo sentimiento hacia los Cedrón. Por eso estamos muy felices de haber llevado adelante esto. Hay pasión, amor y un sentimiento -que estaba bajo la superficie- hacia toda una familia. Son grandes personas y tienen una profunda coherencia con la historia, con sus principios, con la Nación. Y tenemos la suerte de tenerlos en Mar del Plata, ya que necesitamos reforzar la identidad marplatense”.


Finalmente, el Tata Cedrón consignó: “Me parece extraordinario que haya pasado esto: el reconocimiento de una familia, de la cual se valora su trabajo. Es increíble ver tanta gente: lo que es la memoria, el cariño y la identidad. Hicimos nuestra base en Mar del Plata. Acá empezamos, yendo al cineclub primero. Y siempre la tenemos presente. Muchas gracias en nombre de mi familia”.



Argumentos del reconocimiento



Uno de los principales motivos, que generó el reconocimiento, es “el importante compromiso social y aporte cultural de la familia Cedrón en diferentes disciplinas artísticas relevantes tanto en la ciudad de Mar del Plata como en el país en su conjunto; asimismo celebrándose el 50º aniversario de la creación del Cuarteto Cedrón cuyo éxito alcanza un reconocimiento a nivel internacional”.


Cada uno de los hermanos Cedrón dejó una impronta personal en su actividad creativa, pero que son también numerosos los proyectos compartidos donde experimentaron y cruzaron recursos de distintas expresiones culturales.


Ellos tuvieron una fuerte participación en la escena política e inserción en el campo popular, donde el arte fue una herramienta de comunicación y lucha.


Alberto, artista plástico, fue uno de los pilares de la vanguardia porteña con sus obras artísticas, gracias a las cuales se hizo acreedor de múltiples premios nacionales e internacionales; obras de las cuales aún se puede admirar un mural en la plaza Roberto Arlt de la calle Esmeralda en el microcentro porteño. Alberto se destacó particularmente durante la década del 60 y hasta mediados de los 70, cuando tuvo que exiliarse del país.


Jorge (“El Tigre”) ha marcado su huella en el mundo del cine con importantes películas, entre las cuales se destacan particularmente la adaptación que hizo de “Operación Masacre” y se enlistan otras como “El habilitado”, “La verdad de enfrente”, “Resistir”, “Por los senderos del Libertador” o “Gotán”.


Juan Carlos (“El Tata”) fue el fundador del conjunto “Cuarteto Cedrón” y del café concert Gotán, uno de los principales reductos tangueros de la década de 1960, quien por sus fuertes convicciones y motivaciones políticas tuvo que exiliarse del país durante la última dictadura militar.


Osvaldo (“El Cholo”), en su rol de arquitecto, dedicó gran parte de su vida al desarrollo de programas de viviendas populares, destacándose como delegado del Instituto de la Vivienda en Mar del Plata, responsable del programa Arraigo de Presidencia de la Nación y Secretario de Obras Públicas del municipio de Miramar. También fue coordinador (por la Comisión Municipal de la vivienda de Buenos Aires) del Plan Piloto de Realojamiento del Barrio de emergencia Nº7, partícipe de los Programas de Viviendas Pro-tierra y Pro-casa de la provincia de Buenos Aires y del armado de la Cooperativa "Nosotros Podemos", abocada a la formación y capacitación de profesionales. Asimismo, fue coordinador del Programa de Regularización Urbana y Social y de Mejoramiento de Barrios asentados en tierras fiscales nacionales, en las provincias de San Juan, Tucumán, Santa Fe, Buenos Aires.


Billy, actor, estelarizó las películas dirigidas por “El Tigre”, además de guionizar sus propios largomentrajes.


La importante poesía de Rosita ha inspirado a su hermano “El Tata”, quien las musicalizó en varias ocasiones.


En tanto, el Cuarteto Cedrón fue creador de una renovadora relación entre música y poesía dentro de una tradición a la vez urbana y popular, con raíces en el tango pero forjador de su propio género; luego de treinta años en Francia, dieron allí a conocer la poesía contemporánea argentina de autores como Juan Gelman, Julio Cortázar, Raúl González Tuñón, Julio Huasi o Paco Urondo.


Cada uno de los hermanos ha marcado, respectivamente, la historia de la pintura, la poesía, la actuación, el cine, la arquitectura y la música con sus trabajos.


Su importancia en el ámbito artístico los llevó relacionarse con destacables figuras de renombre nacional e internacional, tales como Julio Cortázar, Juliette Gréco, Michel Foucault, Jeanne Moreau, Ives Montand, Marcel Marceau o Luis Buñuel.


Aún hoy, los hijos del “Clan Cedrón” original siguen destacándose artísticamente. Entre ellos, se puede destacar a Pablo Cedrón, actor y guionista de gran prestigio y a Lucía (hija de Jorge y discípula de Alberto), quien realizó el documental El azul del Cielo donde Alberto brinda una síntesis de su obra poco antes de fallecer.