Lunes 11 de Marzo de 2013

El Concejo Deliberante reconoció la labor que desarrolla en la ciudad la Fundación Maravillas

El Honorable Concejo Deliberante entregó hoy la distinción al “Compromiso Social” a la Fundación Maravillas, “por la labor que desarrolla desde el año 2004 en el Partido de General Pueyrredon con niños y adolescentes que padecen enfermedades graves o que pueden poner en peligro sus vidas”.


El acto fue presidido por el Presidente del Cuerpo Deliberativo (y autor de la iniciativa), Ariel Ciano, que estuvo acompañado por los concejales Héctor Rosso y Gabriela Pasquinelli (AM), y tuvo lugar en el recinto de sesiones. Entre otros, asistió la titular de la fundación, María Alejandra Díaz, que recibió una copia de la distinción mencionada.


En primer término fue proyectado el video institucional “Historias de Abuelas. La identidad no se impone”, realizado por personaldel Teatro Auditorium-Centro Provincial de las Artes. Luego, Ciano brindó un discurso, donde destacó: “Bienvenidos a este recinto que, como decimos en cada oportunidad, es de todos los vecinos de General Pueyrredon, en este caso para distinguir a un grupo de personas. Estamos todos convencidos que las cosas importantes que suceden son construcciones colectivas. Pero también hay personas que representan a esos grupos, como Alejandra en este caso, presidenta de la Fundación Maravillas”.


Ciano agregó: “Hay momentos en la vida difíciles de atravesar. Veíamos recién el video de Abuelas, una de las luchas más trascendentes que tuvieron las mujeres en Argentina. Es bueno seguir haciendo homenajes a las mujeres luego de haber conmemorado su día. Recordemos que en esa época, la lucha se pagaba con la vida, con la muerte. Por eso, las mujeres son ejemplo porque realizan aquellos logros sin perder alegría y felicidad. Allí está el secreto de la sensibilidad que tienen. Y lo que hacen en la fundación es regalar felicidad, que puedan permitir que chicos y chicas que atraviesan momentos difíciles cumplan un sueño es extraordinario. Todos soñamos con un mundo mejor y más justo, pero pocas personas tienen la capacidad y la valentía de emprenderlo y hacerlo y que perdure. Esto es una caricia para el alma, un mimo. Recordar este momento y otros, como dice Eduardo Galeano, es ´volver a pasar por el corazón´. Y ustedes, cuando recuerden estos y otros momentos, volverán a pasar por el corazón”.


Por su parte, la titular de la Fundación Maravillas, María Alejandra Díaz, agradeció la distinción y señaló: “Desde ya muchísimas gracias por tenernos en cuenta. Es muy importante porque nos sentimos orgullosos de la labor que realizamos y lo que logramos con cada sueño. Agradezco a cada uno de los que desde el primer momento creyeron en esta idea de promover la resiliencia, la alegría en una situación compleja. Estoy muy emocionada y agradezco este mimo al alma para sacar fuerzas y seguir trabajando”.



FUNDAMENTOS




La presente distinción al “Compromiso Social” se fundamenta en el trabajo que viene realizando la Fundación Maravillas, desde diciembre de 2004, con niños y adolescentes que padecen enfermedades graves o que pueden poner en peligro sus vidas.


Se trata de una ONG que tiene entre sus objetivos crear las condiciones humanas, económicas y sociales para hacer realidad el sueño de un niño de entre 4 y 16 años que atraviesa una difícil situación de salud.


También, se propone promover la resiliencia en los niños y sus familias para enfrentar, sobreponerse y ser fortalecido, e incluso transformado, por la experiencia de la adversidad y colaborar con las instituciones que asisten a los niños enfermos y sus familias brindando el apoyo que, fuera de los objetivos específicos, la Fundación esté en condiciones de ofrecer.


La Fundación Maravillas no es un proveedor de regalos materiales sino que ayudaa cumplir un sueño que beneficie a los niños y sus familias, convirtiéndose en una experiencia vital, integradora y generadora de resiliencia.


Se trata de una experiencia en la que tanto el niño como la familia se unen en el logro del objetivo y el cumplir un sueño no es un escape sino una forma de integrar la realidad del niño y su familia transformándola en algo positivo. Y además, porque todas las personas e instituciones comprometidas en la realización del sueño de un niño se integran en esta experiencia de vida.


Según explica la propia Fundación, ante el diagnóstico de una enfermedad grave o que ponga en peligro la vida de un niño “…en el grupo familiar se rompen todas las actividades, hay un desligamiento de lo cotidiano, se pierde la noción de realidad ya que el tratamiento supone grandes exigencias para los niños y sus familias: arman su rutina familiar en función del Hospital, de los cuidados que requiere el enfermo. Para el niño, el tratamiento es soportar el dolor, tomar medicación, realizarse estudios, recibir restricciones a sus actividades cotidianas antes del diagnóstico y ver limitada su vida infantil. Los padres no sólo reciben el shock emocional del diagnóstico asociado a la posible pérdida del hijo, sino que además necesitan adaptarse a su nuevo estilo de vida”.


En ese contexto, la Fundación trabaja para cumplir un sueño “porque la experiencia desarrollada por instituciones de otros países muestra los beneficios que se logran en calidad de vida cuando se desarrolla el proceso de cumplimiento de un deseo, que puede durar días o meses, pero que mientras se construye, ubica al niño y a su familia en una situación de acompañamiento diferente”.


La generación de espacios de información y reflexión acerca de las enfermedades oncológicas en las instituciones donde los niños concurren, es otra de las tareas que impulsa la Fundación.